Ya no tenían cómo mantenerlo, así que lo dejaron en una jaula. Su mirada cabizbaja evidencia su pena

Es indudable que estamos viviendo uno de los años más difíciles para la humanidad en las últimas décadas. Estamos ante una pandemia que no se veía hace decenas de años y que suma millones de contagios y cientos de miles de fallecidos. El COVID-19 no solo ha afectado la salud pública de los países, sino que también la economía y las formas de vivir de sus habitantes, deteriorando la calidad de vida y ocasionado graves perjuicios en el presupuesto de la familia. Lo que hasta ha obligado a dejar de lado a seres tan queridos como las mascotas.


Caroline Mallie-Campbell / Facebook

En este caso, un perro, abandonado en Michigan. Seguramente dejado atrás luego de una difícil decisión que quizá le tomó horas de discusión y lágrimas a quienes anteriormente vivían bajo su mismo techo. Lindsey Keller fue la que dio con este can el 10 de noviembre, hallándolo encerrado en una jaula en medio de un callejón sin salida. Estaba tranquilo, a pesar de lo joven que era. Además se encontraba sano y bien alimentado, sin olvidar que también tenía una manta y una bolsa de comida para perros a su lado. Nunca es aceptable abandonar un animal, pero se notaba que a sus dueños les había costado mucho hacerlo.

Caroline Mallie-Campbell / Facebook

Luego de ser hallado por Lindsey Keller, fue llevado a Kalamazoo Animal Rescue, donde se encuentra sano, feliz y a salvo, según lo que contó en una publicación, Caroline Mallie-Campbell. Actualmente está en un hogar de acogida, donde debe permanecer por al menos 7 días antes de ser adoptado.

Hoy es un cachorro mucho más alegre, que ha sabido llevarse bien con los otros canes, y que se encuentra la a espera de poder hallar una nueva familia con quienes viva para siempre.

Este perro misterioso, sin nombre y sin saberse mucho más sobre su familia anterior, es actualmente el blanco de cuidados y caricias efectuadas por el pequeño ejército de voluntarios de Kalamazoo Animal Rescue. Can que se ha convertido en uno de los más regalones del hogar de acogida, y que esperemos, que en no mucho tiempo también se transforme en el favorito de su nuevo hogar.