fbpx

Vendedor de mangos botó por accidente su mercancía. Buenos samaritanos le pagaron su día de trabajo

La sociedad en general suele decepcionarnos, los actos de buena fe no abundan en nuestro día a día y cuando vemos que alguna persona se da un tiempo más para ayudar al prójimo la verdad nos quedamos gratamente sorprendidos. 

En este caso aprovechamos de felicitar a la población de Medellín (Colombia), quienes demostraron que a pesar de las dificultades que pueda presentar la ciudad, de ser una de las ciudades más peligrosas de la nación, también hay demasiada gente bondadosa.

Twitter: @noticiadigitall

Ejemplo de ello lo ocurrido hace tan solo unos días, cuando a un vendedor ambulante se le cayeron todos los mangos que había salido a vender. Es exactamente la forma en la que no quieres que empiece tu día, después de tanto esfuerzo por pelar y aderezar la comida, al momento de comercializarla para obtener esa ganancia clave para subsistir, se te caiga. 

No era el final de día que merecía este caballero cuyo nombre no tenemos, y los transeúntes también lo sabían. Dicen que no basta con sentir lástima, sino que es necesario hacer algo por esa persona que vemos en situación precaria.

Twitter: @noticiadigitall

De inmediato las personas comenzaron a sacar dinero de su bolsillo para donarlo al señor, no recibieron el producto, pero se compadecieron de la desgracia ajena y decidieron que se devolviera a casa con algo de dinero, al menos no lo perdió todo.

El hecho quedó registrando en video de internet, no tenemos más que agradecerle a la persona que grabó. Es de esas imágenes que te invitan a pensar que aún hay esperanzas por este mundo: