Vecinos se unen para rescatar a cachorro que se había caído a un pozo. Sus llantos salvaron su vida

Cuando una mascota se extravía, es tan seguro que los dueños sienten la misma desesperación que el animal, angustiado por querer volver a casa. Muchas veces se tratan de casos de perros o gatos que salieron a pasear y se equivocaron de calle perdiendo el rumbo, pero esta vez, te contamos la historia de un peludo que salió a disfrutar la nieve, se perdió y cayó en un pozo que estaba escondido. Una vez abajo, no dejó de ladrar y llorar para ser rescatado, cuenta CNN.

Kent County Animal Shelter

El perrito llamado Milo fue notificado como extraviado en redes sociales el mismo día que le perdieron el rastro, pero tuvieron que pasar 43 días para que lo encontraran y de una manera bastante insólita. Fue el refugio de animales del condado de Kent, en Estados Unidos, quien recibió el aviso de vecinos que escuchaban ladrar a un perro cerca de un antiguo silo que funcionaba el siglo pasado, jamás pensaron que el cachorro sería Milo.

Agentes del refugio fueron a inspeccionar el lugar y encontraron a un cachorro sollozando por ayuda, al fondo del pozo. La profundidad impedía poder subirlo fácilmente, por lo que iniciaron todo un operativo aquel día.

Kent County Animal Shelter

Vecinos del sector se enteraron de lo que ocurría y decidieron sumarse para rescatar al pobre animal, así que ayudaron a los oficiales a enrollar una cuerda en el perro y así llevarlo hasta la superficie. El peludo estaba desnutrido y congelado, por lo que lo transportaron al refugio inmediatamente.

Un servicio local de búsqueda de animales perdidos, encontró una publicación de sus dueños, hecha 43 días antes de un cachorro idéntico al rescatado, pero se veía más corpulento. Llamaron a la familia y al llegar el perrito los reconoció de inmediato, era Milo y había perdido más de 14 kilos desde el día que se extravió de casa, sus dueños jamás perdieron la esperanza de volverlo a ver.

Kent County Animal Shelter

No se sabe exactamente cuánto tiempo pasó Milo en aquel pozo, pero dudan que hayan estado los 43 días allí pues es muy difícil que pudiese sobrevivir todos esos días al frío y al hambre. La buena noticia es que lograron encontrarlo y salvarlo a tiempo de lo que pudo ser un final desastroso para el peludo.