Una vaca y tres bueyes disfrutaron de una playa poco concurrida en Brasil. Se refrescaron en el agua

Todos tiene derecho de refrescarse en una playa, hasta los animales. Eso fue lo que hicieron unas vacas y unos bueyes en una zona poco concurrida en la costa de São Paulo, Brasil. Las imágenes no tardaron en aparecer en las redes sociales y se viralizaron rápidamente, llamando la atención de los usuarios.

Archivo Personal / Paulo Schiavo Junior

El pasado sábado 3 de abril una vaca y tres bueyes se transformaron en el centro de atención de las redes sociales brasileñas al difundirse sus fotografías disfrutando del agua en la playa de Itanhaém, en la costa de São Paulo. Fueron los lugareños quienes registraron el momento.

Una de las personas que presenció la visita fue Paulo Schiavo Junior (46), un gerente de ventas que paseaba por el lugar junto a su esposa. Schiavo le contó al medio brasileño G1 que después de haber pasado a la farmacia decidieron dar una vuelta en su auto y así llegaron hasta la playa del barrio Balneario Gaivota. Al estacionarse en una plaza cercana se percataron de la presencia de un buey y comenzaron a seguirlo.

Luego, se dieron cuenta de la presencia de otros dos bueyes y una vaca. Según Schiavo, el día estaba caluroso y la zona donde estaban los animales tiene un río de agua dulce que llega al mar.

Archivo Personal / Paulo Schiavo Junior

“No estaban enojados, parecía que estaban disfrutando de la naturaleza, y fue el sentimiento que nos pasó. Es el encanto de la playa, con el camino del campo”, dijo Schiavo a G1.

La visita duró unos 20 minutos. Después de eso, los tres bueyes y la vaca se perdieron el bosque aledaño. “Sentían la atracción del momento. Pude ver que solo querían refrescarse”, agregó Schiavo.

Archivo Personal / Paulo Schiavo Junior

En la playa de Itanhaém no existe ninguna barrera que impida el paso de los turistas y residentes al lugar y por ende tampoco se lo impide a los animales. Aunque existe un decreto municipal que con medidas que impide el ingreso, aún así había personas, pero la mayoría con mascarillas y separadas unas de otras.