fbpx

Si te sientes encerrado por unos días, imagina a tu perro cuando no lo paseas. Lecciones de la vida

Las lecciones se suelen aprender de la forma menos esperada. Hace tan sólo algunos meses cuando escuchamos que en Wuhan China estaba propagándose un virus llamado el coronavirus, no nos imaginamos ni por un segundo que la enfermedad pudiera llegar a nuestro país.

Ha ido creciendo en distintos rincones de la tierra con una velocidad y poder de contagio impactante, quizá no con una letalidad tan alta, pero de igual manera dejando un porcentaje de decesos significativo.

Pixabay

Razón por la cual el llamado en la actualidad es al resguardo, en los lugares donde ha golpeado el COVID-19 se intenta que no siga creciendo, y sobre todo que no llegue a los más pequeños ni a los más adultos. No obstante, entre las desventajas que esto conlleva (no poder visitar parques, locales de comida, ni nada) también hemos aprendido a valorar muchas cosas.

Primero que todo nuestra libertad. Esa que en estos momentos se ve limitada, y en segundo: las necesidades de nuestras mascotas. No esperábamos tener que vernos en la obligación de pasar entre dos semanas o más encerrados, y para algunos esto puede llegar a ser caótico.

Adobe Stock

Ahora imagina por un instante a tu perro, ese que rasga la puerta queriendo salir diariamente, que te brinca encima cuando llegas a casa, digamos que tiene no se unos dos años. ¿Cómo se sentirá si no acostumbras a sacarlo?

Pasearlo viene siendo una necesidad, es para muchos de ellos el momento más esperado del día, sin embargo, hay quienes no lo ven así, o al menos no lo veían. Cuando tu adorado hogar se siente como prisión, es momento de también pensar en tu pequeño que probablemente se sienta así, pero todos los días.

Getty Images

Si generalmente acostumbras darle su tiempo, ponerle su collar y sacarlo también te sirve este texto, pero para sentirte bien contigo mismo y a su vez mantener esa rutina y nunca abandonarla.

Como siempre lo decimos, ser dueño no es sólo pedirle cariño y que hagan lo que nosotros queramos, sino también retribuirle todo el amor que nos dan de distintas formas