Sacerdote lleva bombonas de oxígeno hasta las casas rurales de pacientes. Predica con la acción

Cuando los días críticos llegan es necesaria la colaboración de todos para salir adelante. Un sacerdote en la ciudad de Cajamarca, al note de Perú, es un ejemplo claro de esto, luego de que se dedicara a ayudar a pacientes en esta localidad, cargando bombonas de oxígeno con sus propias manos.

La pandemia de COVID-19 ha generado una emergencia sanitaria que los sectores con menos recursos deben sufrir de forma más trágica. En medio de una situación precaria se encuentran varios enfermos en esta ciudad, por lo cual el padre Juan Carlos Pérez decidió llevar su ayuda a algo más que solo predicar la palabra de Dios.

Andina

Por esa razón es que el religioso fue visto trasladando las bombonas hasta los hogares de los contagiados, ayudando así a los trabajadores de esta área. Esto ocurre debido a la demanda de oxígeno por parte de pacientes cuando cuadros graves de coronavirus, enfermedad que afecta principalmente al sistema respiratorio.

Además de enviar mensajes de esperanza a los enfermos en el Hospital Simón Bolívar, como suele hacer, voluntariamente ha querido ayudar a esta otra tarea, la cual consiste en entregar el balones de oxígeno en los hogares rurales de pacientes que reciben tratamiento en sus propias casas.

Andina

“La mayoría de balones están ocupados, hay demasiado requerimiento de oxígeno en estos días. Hemos tenido 30 solicitudes en un solo día”, dijo el padre en conversación con Andina.

Andina

De acuerdo a este medio, el Colectivo Cajamarca Respira, encargado del servicio, cuenta solo con 65 bombonas, por lo cual es difícil cubrir toda la demanda. “Nosotros atendemos en el acto el requerimiento, solo pedimos como requisito la receta médica“, comentó Pérez, quien cumple con esta labor desde tempranas horas del día.

Andina

Para mantener activo el servicio, que tienen demanda todo el día, necesitan que la planta de llenado esté operativa las 24 horas, para así cumplir con cada paciente.