fbpx

Puso a su hijo en la azotea para salvarlo de un tiburón. Lamentablemente el huracán fue más fuerte

El huracán Dorian en su paso por Bahamas, terminó por devastar ciudades completas. Con sus vientos y mareas, logró que al menos 70.000 personas se quedaran en una situación de desamparo, sin olvidar, que hasta la fecha, son más de una docena las muertes que ha provocado este fenómeno meteorológico de gran magnitud. Y posiblemente una de las historias trágicas más tristes que ha provocado este huracán, ha sido lo que le ocurrió a Adrian Farrington y a su pequeño hijo del mismo nombre. Debido que hoy, uno está destrozado emocionalmente y el otro está perdido.

Reuters

Esto tras que junto con el fenómeno meteorológico, viniera una inundación de gran escala, que incluyó nada menos que tiburones en su invasión a tierra. Escenario con el que se encontró Adrian Farrington y su pequeño hijo, Adrian Farrington Jr, quienes se encontraban en Murphy Town, en la isla de Abaco en las Bahamas.

Lo que finalmente terminaría viviendo este desafortunado papá, sería un momento de horror que nadie quisiera sentir en carne propia.

Ya que cuando vinieron los vientos y la inundación con sus respectivos tiburones, Adrian pensó que lo más seguro para su pequeño hijo de 5 años, era dejarlo en la azotea de la casa para que así esté a salvo de esa peligrosa agua, que además incluía poderosas olas. Y tras dejarlo a salvo, subió a sentarse donde él, «para abrazarlo», según consigna Daily Mail, pero ya era tarde.

Daily Mail

Los fuertes vientos del huracán Dorian habían arrastrado a su hijo hasta la marejada, oyéndosele gritar «papi» mientras era llevado. Y Adrian, que ya tenía fracturada una pierna cuando subió a su hijo, avanzó entre los escombros hasta donde vio a su hijo hundirse. Pero no lo vio. Se zambulló y una otra vez en esa agua turbia, pero no habían rastros de él. Aguantó la respiración, salió a respirar y volvió a buscarlo.

«Durante todo ese tiempo, la gente llevó a mi esposa a un lugar seguro y me llamaron, pero no quería ir porque no quería dejar a mi hijo»

– dijo Adrian a Daily Mail.

Daily Mail

Finalmente, y tristemente, Adrian Farrington Jr se transformó en otro más de los tantos desaparecidos que aparecen en la página de Facebook de Abaco Family Connect que se creó con la finalidad de encontrar a los familiares extraviados. Esto mientras que su padre, en su búsqueda, llegó a una iglesia donde vio como el huracán tumbó las paredes y aplastó a 12 personas. Un escenario horrible, que aún no le hace perder las esperanzas a este perseverante papá.