Policía italiano consuela a perrito atado a la barandilla de un edificio. Lo dejaron solo por horas

Esta emotiva historia tiene lugar en la ciudad italiana de Génova. Al igual que en todo el mundo, muchas personas son inconscientes, irresponsables e incluso crueles, con los animales. Del mismo modo, hay héroes que salvan y rescatan a los más desprotegidos, como el caso de este perrito.

Medios locales informaron de un policía que debió consolar y cuidar de un perro presuntamente abandonado. Vecinos llamaron a las autoridades porque el animal había pasado horas atado a la barandilla del edificio, posiblemente el día entero. De su dueño nadie sabía, de hecho jamás apareció.

El policía lo acarició y abrazó, salvando su vida.

Genova Today

Lo encontraron atado a una barandilla, frente a lo que parecía el departamento de su dueño. Su collar enganchado a la cadena y este a los barrotes, sin posibilidad de moverse. 

Vecinos notaron su presencia, pero como dejar perros amarrados es una práctica común (por algunos minutos), lo dejaron pasar. Después notaron que pasaban las horas y nadie llegaba. Llamaron a la policía.

El oficial se sentó a su lado y le abrazó, consolándolo.

Genova Today

Lo primero fue el abrazo, darle calor humano y decirle que todo estaría bien. Después verificar si su dueño seguía en el lugar, o si derechamente lo habían abandonado. Lamentablemente su padre humano optó por la segunda alternativa.

Llegó personal de la Cruz Amarilla, especialistas en rescate y transporte animal. Descubrieron que Bob, como nombraron al perro, no tenía microchips ni identificación alguna.

Imagen referencial – Pixabay

Del dueño no quedó rastro, aunque las autoridades están investigando el caso, por tratarse de maltrato animal. Bob fue enviado a la perrera municipal de Monte Contessa (Génova), para buscar una nueva familia a la que amar.

Muchas personas amarran a sus mascotas, a veces en señal de castigo, otras porque simplemente no los quieren. De la misma forma, también se hace cuando salen de paseo, para evitar que arranquen o esperar a su humano sin que nadie se los robe.