Pobrecito Dumbo: El fantástico rescate a un elefante accidentado que se cayó a un pozo en India

Hay acciones en el mundo que sin dudas dejan pensando que, por más dañino que pueda ser el humano siempre se puede restablecer la fe en la humanidad. Salvar animales es por ejemplo uno de ellos, porque hay algo en nuestra especie que nos hace ayudar a otras aún sabiendo que hay una gran posibilidad en que un animal jamas entienda el trasfondo de haber requerido asistencia, pero eso es lo maravilloso, porque se hace sin esperar algo a cambio.

Pues en India, más precisamente en el Estado de Tamil Nandu, se llevó a cabo una hazaña majestuosa que salvó a un elefante luego de haber caído a un pozo de 16 metros de profundidad. En un total de 12 intensas horas de rescate, el animal pudo ser salvado, aunque el problema de que otro elefante caiga nuevamente a un pozo, podría repetirse.

Elefante rescatado – Now This

No es la primera vez que un animal de esta especie se cae a un pozo. Durante el año pasado, dos elefantes cayeron por el mismo área, las autoridades forestales afirman que es debido a la desenfrenada urbanización.

Desde Reuters informan que el animal se encontraba en los bosques del distrito de Dharmapuri, y cayó cerca de las 4 de la mañana. Con la oscuridad, el elefante no pudo ser capaz de ver el hoyo debido a que no se encontraba ninguna cerca instalada, es más solo estaba cubierto con unas pocas ramas.

Fueron personas del lugar quienes dieron el llamado de urgencias a las autoridades. Las labores de rescate comenzaron inmediatamente se encontró al elefante y no cesaron hasta 12 horas después. Se chequeó la profundidad y el estado de salud del paquidermo el cual milagrosamente estaba accidentado pero sin ninguna herida grave, lo que favoreció al rescate. Se llevó la maquinaria y se pusieron manos a la obra.

Por seguridad, procedieron a sedarlo y una vez dormido usaron las grúas para comenzar a sacarlo.

Elefante rescatado – Now This

Con un cuidado ejemplar, pudieron levantar al gran animal y una vez fuera no tuvo problemas siquiera para caminar. Ahora los doctores seguirán de cerca el avance del elefante por si llega a desarrollar algún malestar, aunque creen que una nueva intervención no será necesaria pues aseguran que ahora todo depende de él y de no encontrarse ningún pozo nuevo por la noche.