fbpx

Perrito fue diagnosticado con cáncer terminal. Sus últimos días los vivió paseando y comiendo tocino

Decirle adiós a una mascota no es fácil, es de hecho muy difícil. Es como perder un hijo/a, un hermano/a, un mejor amigo. Cuando a Stephen Rampersad le dijeron que a su amado perro, Wilson, le quedaba poco tiempo de vida no podía creerlo. El veterinario vio que el color de su orina era extraño, inusual y fue entonces cuando los exámenes comprobaron lo peor: tenía cáncer al estómago.

Rampersad, quien trabaja como bombero, y su esposa Christen, recibieron la triste noticia el pasado viernes en su casa de Pensacola, Florida, Estados Unidos. Les dijeron que Wilson tenía mucho dolor y que no había nada que pudiesen hacer por él.

Stephen Rampersad

Así que Rampersad y su familia decidieron que le darían a Wilson, de 14 años, los mejores últimos días de su vida antes de sacrificarlo el día lunes.

Su fin de semana comenzó con un paseo en bote donde pudo disfrutar del agua y el aire fresco. Más tarde se sentó en el muelle a disfrutar de los alrededores y de sus dueños.

Stephen Rampersad
Stephen Rampersad

Wilson incluso fue a trabajar con Rampersad el domingo y se tomaron varias selfies vestidos de bomberos, según lo reportado por el medio local Pensacola News Journal.

Cuando el día lunes llegó, Rampersad no podía creerlo. Antes de dirigirse al veterinario fueron a la playa, para que disfrutara de su último día con vida. Ese mismo día Rampersad debía mostrar una casa, pues además trabaja como corredor de propiedades, así que llevó a su compañero con él.

Stephen Rampersad
Stephen Rampersad

En el restaurant cerca de donde iban Wilson se dio un real banquete. Comió papas, hamburguesas, tocino y helado de vainilla.

«Estaba muy emocionado. Cada vez que llegaba un plato sus orejas se paraban de emoción. Nos consuela que tanta gente lo quería, que todos alrededor nos ayudaron en su última día».

Stephen Rampers
Stephen Rampersad
Stephen Rampersad

Después de su última comida, se dirigieron al veterinario. En su regazo, se despidió de Wilson por última vez.

Rampersad tuvo a Wilson desde antes de conocer a su esposa y sus hijos. Lo acompañó muchos años pero entiende que su amigo estaba sufriendo, y había que ayudarlo como fuese.