Perrita soportó -51ºC refugiándose en una camioneta abandonada hasta su rescate. Ya tiene un hogar

Por mucho que nos esforcemos en comprenderlo, los casos de abandono animal son una triste realidad que ocurren día tras día, mostrándonos el lado más cruel de los seres humanos, aunque hay veces que puede ser por accidentes.

Ver a una criatura sufriendo la soledad, hambre y frío conmueve a cualquier amante de los animales, y nos hace querer esforzarnos por el bienestar de ese animal, guiándonos por la empatía y la solidaridad para que tenga una oportunidad de ser feliz en la vida.

En Canadá un hombre llamado Brady Oliveira encontró a una perrita abandonada en una camioneta, la cual estaba varada en la espesa nieve con -51°C, un frío extremo.

Instagram: @brady.oliveira

El vehículo estaba prácticamente sepultado en la nieve y con la puerta semi abierta, como se pudo ver en el video grabado por el hombre, donde también se observa a la perrita dentro.

Ella retrocedió muy asustada ante la presencia de Brady, además de que una de sus patitas delanteras estaba lastimada. No confiaba en él, quien solo quería ayudarle, por lo que se deduce que debió pasar por momentos muy difíciles.

Instagram: @brady.oliveira

La criatura temblaba de frío y su mirada solo reflejaba miedo, pero Brady no se rindió y le dio tiempo para que confiara en sus buenas intenciones. Extendió su mano para que ella perdiera el miedo y así fue, de manera que se dejó acariciar de a poco.

Al más mínimo tacto, toda la nieve que estaba sobre su lomo salió y aceptó recibir más cariño en su rostro. “Confió en mí y se dio cuenta de que no estaba allí para lastimarla, sino para ayudarla”, dijo Brady en Instagram.

Instagram: @brady.oliveira

Así que el joven la cargó, le dio besos y caricias hasta su auto donde la llevó a casa, y después al veterinario para que la revisara. “Hizo una visita al veterinario al día siguiente en Winnipeg mientras cojeaba de la pata trasera. Resulta que su pierna estaba rota y después de algunos rayos X, el veterinario vio que le habían disparado y una bala le destrozó su tibia”, detalló Brady en Instagram.

Tras la visita fue recibida en la casa del hombre, quien le puso el nombre de June y la cuidó tan bien que ahora es más segura y juguetona, y lo mejor aún, es que sonríe como nunca antes.

Mira el rescate a continuación.

June pudo conocer lo que era un hogar verdadero gracias a la buena acción de Brady. Supo lo que es el calor, el cuidado y el amor que merece recibir de un dueño que la quiera y sea capaz de enfrentar todo por su bienestar.