Perra cayó a un lago durante paseo familiar y volvió a tierra sola. Logró reencontrarse con su familia

Un cachorro que casi se pierde entre las olas tuvo una feliz reunión con su familia después de caerse de un bote en las agitadas aguas del lago Michigan en el condado de Benzie, en Estados Unidos. La familia Oberman aseguró que no se dieron cuenta cuando Roxy cayó al agua, por lo que no podían identificar el lugar donde la perdieron. 

Buscaron durante cinco horas buscando el goldendoodle color canela de 1 año de edad, según contó Kim Oberman en una publicación en su cuenta de Facebook. La Guardia Costera y “2 increíbles esquiadores de jet” se lanzaron a buscar al animal, detalló. 

Facebook Kim Welsh Oberman

Oberman le dijo a Record Patriot que no tenían idea de cuándo desapareció Roxy y que podría haber estado en cualquier lugar en el lapso de seis millas desde que Frankfort se dirigió a Leland.

A medida que las olas crecían y las condiciones se volvían demasiado peligrosas para continuar, Oberman y su familia se subieron a su bote y pidieron a otros que ayudaran en la búsqueda en tierra, en caso de que Roxy hubiese desaparecido antes de abordar el bote.

Facebook Kim Welsh Oberman

Otro navegante le dio a la familia las llaves de su auto para que pudieran conducir y buscar pueblos costeros al norte. Otros caminaron por las playas “buscando a nuestro bebé”, escribió Oberman en su publicación. “Todos estos eran extraños, pero juro que eran ángeles enviados de Dios”, agregó. 

Los buscadores encontraron a Roxy a la mañana siguiente, al sur de Pointe Betsie, al norte de Frankfort, en el condado de Benzie, «escondiéndose en una hilera de arbustos».

Facebook Kim Welsh Oberman

“Nos encontramos con ese muro de ruptura y oímos ladrar a un perro. Pensamos que tal vez era la casa de alguien, y su carita apareció entre los arbustos. Estaba temblando tan terriblemente, porque no podía creerlo”, dijo Lori Sarya, propietaria de Jacobson Marina con su esposo John, a Record Patriot.

Facebook Kim Welsh Oberman
Facebook Kim Welsh Oberman

Cuando la encontraron, Roxy todavía tenía puesto su chaleco salvavidas, “sano y salvo”.