fbpx

Nueva Zelandia se comprometió a dejar de contaminar por completo. Solo energías limpias para ellos

Es cierto que las condiciones de cada país son distintas. No podemos comparar de igual a igual sus historias. Algunos tuvieron que superar pasados muy duros. Otros sufrieron los horrores de guerras o invasiones. Algunos incluso están enfrascados en conflictos terribles hoy en día. Pero aun así, es posible hacer una comparación básica entre los compromisos y esfuerzos que algunos países hacen por aportar a la comunidad internacional, además de para el bienestar de las personas que nos sucederán al mando del planeta tierra. 

Hay algunos países que teniendo todos los recursos y oportunidades para hacer las cosas bien, las están haciendo pésimos. Pero hoy no venimos a hablar de ellos, sino que de una pequeña nación de menos de 5 millones de personas, que aun así, se ha convertido en un modelo a seguir para muchos otros. Nueva Zelandia es mucho más que rugbistas y chistes con kiwis. También son la primera nación de la historia en comprometerse a eliminar por completo los gases tóxicos que están dañando al medioambiente. 

Pixabay

La noticia dio la vuelta al mundo, llegando incluso a las primeras páginas del Guardian. Teniendo en cuenta que los acuerdos de reducción de contaminantes son a fin de cuentas voluntarios, la mayoría de los países han hecho esfuerzos bastante pequeños para conseguirlos. No así la nación liderada por la primer ministra Jacinda Ardern. Ellos declararon que para el 2050, su país no emitirá más CO2 u otras clases similares de gases invernadero:

Creo absolutamente que el cambio climático es el mayor desafíos de todos los de nuestra época. Al aprobar esta medida, Nueva Zelandia se ha situado en la vereda correcta de la historia.

–Primer ministra de Nueva Zelandia, Jacinda Ardern, citada por The Guardian.

@jacindaardern

Lo otro que sorprendió, es que la medida fue apoyada por todos los espectros políticos del parlamento neozelandés. El gobierno de Jacinda es de corte socialista. Sin embargo, su medida para volver a su país una nación verde recibió el apoyo transversal de los partidos nacionalistas y de centro derecha. Una unión de este tipo, dejando de lado sus diferencias para trabajar juntos por el bien común, es algo que el resto de las naciones deberían tomar como ejemplo. 

 

La medida también viene con cláusulas para asegurarse que los gobiernos futuros continúen con el plan. Debemos decir que para ser una país de 5 millones de habitantes, Nueva Zelandia produce una cantidad enorme de personas enormes.