Niña con leucemia recibió la primera comunión internada en el hospital. Encuentra fuerza en Dios

Una pequeña paciente de cáncer ha podido cumplir su sueño de hacer la primera comunión luego de que el padre Paulo Aniceto, miembro de la Arquidiócesis de Sao Paulo, Brasil, permitiera que la ceremonia se celebrara en el hospital.

Mariana Tambasco, de 10 años, quien lleva 25 días internada en el Instituto Brasileño de Control del Cáncer por padecer leucemia linfoide aguda, pudo hacer su primera Eucaristía, siguiendo los protocolos de sanidad para evitar los contagios de COVID-19.

Instituto Brasileño de Control del Cáncer

La chiquilla había estado cumpliendo con todas las etapas para llegar hasta la primera comunión, hasta que enfermó. Sin embargo, siempre expresó su deseo con celebrar esta ceremonia, la cual finalmente se logró con la presencia de algunos familiares y trabajadores médicos en un acto íntimo.

“Se había preparado para la primera Eucaristía y se suponía que debía realizarse en nuestra ciudad (Campinas). Poder hacerlo aquí es una gran alegría por tener ese contacto más cercano con Dios en su vida”, dijo su madre, Adriana Tambasco, según publicó el Instituto en su página web.

Instituto Brasileño de Control del Cáncer

Mariana tenía muchas ganas de poder tener su primera comunión antes de un trasplante de médula ósea, sé que es una niña muy fuerte, veo que está buscando esa fe y esa fuerza. Estamos muy agradecidos de poder tener ese momento. Aquí no solo recibimos tratamiento médico, sino también espiritual“, agregó.

Instituto Brasileño de Control del Cáncer

La niña fue diagnosticada cuando tenía 7 años, cuando recibió tratamiento contra este tipo de cáncer. Sin embargo, este año tuvo una recaída, por lo que necesita someterse a otros ciclos de quimioterapia.

Instituto Brasileño de Control del Cáncer

“En cada ciclo realizaremos pruebas para comprobar si la médula espinal ha dado negativo, es decir, si la enfermedad ha entrado en remisión para realizar el trasplante“, comentó la oncóloga pediatra, Luciana Domingues.

La especialista, además de los tratamientos médicos, confía en que “la espiritualidad fortalece cualquier momento difícil. Y sabemos que creer y confiar ayuda. Ha pasado por varias etapas. Llegó aquí con dificultades para caminar, sentía mucho dolor, debido a las infiltraciones óseas. Hizo fisioterapia y otros tratamientos y ahora la miramos y vemos cómo se recupera su autonomía para el día”.

Instituto Brasileño de Control del Cáncer

El anhelado acto se pudo celebrar en la capilla del Instituto.