Mujer abrió una despensa para ayudar a sus vecinos. La mantuvo incluso luego de perder su empleo

La pandemia fue ese raro evento mundial al que nadie pudo quedarse indemne. Incluso quienes tenían empleo y llevaban una vida bastante estable, tuvieron que dejar de ver a sus amigos con la misma frecuencia y aceptar la realidad de la cuarentena. Las alzas en los precios, así como las pérdidas de empleos se convirtieron en una realidad difícil de escapar, las que se fueron acercando con frecuencia cada vez mayor a las vidas de incluso quienes se encontraron en mejor posición para soportarla. 

Facebook: Rhonda Haynes Lee

Pero son estas tristes situaciones, las que develan a los verdaderos héroes entre nosotros.

Facebook: Rhonda Haynes Lee

El crédito que médicos, enfermeras y otros trabajadores de la salud se han llevado a lo largo de este proceso es totalmente merecido, per también ha habido otras personas que han puesto de su parte para ayudarnos a todos a soportar esta mala y triste situación. Se trata de personas que no necesariamente están formadas en el área de la medicina para ayudar, pero que de todas formas se las ingeniaron para poner de su parte. 

Facebook: Rhonda Haynes Lee

Rhonda Haynes Lee, de Estados Unidos, destacó por este mismo, al convertir una parte de su casa en una despensa, que abrió para que sus vecinos que se han visto más golpeados por la pandemia se abastezcan de lo que necesitan.

Facebook: Rhonda Haynes Lee

Lo más destacable de Rhonda, es que ella no es una mujer rica; ni siquiera es una de las personas que se encuentran mejor paradas en este enfrentamiento contra el COVID-19 y las restricciones que este ocasionó. Ella es una de las tantas personas en todo el mundo que perdieron su trabajo debido a las dificultades para trabajar, que impuso la cuarentena y las medidas sanitarias. 

Facebook: Rhonda Haynes Lee

A pesar de perder sus sustento económico, Rhonda no quiso cerrar su despensa.

Facebook: Rhonda Haynes Lee

Los motivos de esto se encuentran en la historia de la mujer: fue en 1995 cuando se enfrentó a la tragedia por primera vez. Una inundación en su región la hizo perder su casa y todo lo que tenía. Desesperada, fue rescatada por la preocupación, caridad y ayuda de sus vecinos, quienes le prestaron de todo lo que faltaba e incluso, le regalaron algunas de las cosas con las que ella comenzó a reconstruir su vida. 

Esta experiencia la inspiró a aguantarse el pánico de no saber de dónde vendrá su próximo cheque, para seguir aportando a su comunidad. Si ella no es una heroína, realmente no sabemos qué lo es.