Mamá perruna adoptó y cuida de una cabra bebé como su propia cría. Se queda dormida a su lado

El sentido paterno o materno de los animales a veces llega hasta más allá de sus propias crías. Ellos pueden desarrollar ese afecto hacia los bebés de otras especies y a veces incluso en casos de humanos, por lo cual dejan salir su lado protector.

Este es el caso de una pastor alemán blanca llamada Shadow, la cual adoptó a una cría de cabra pigmea como si se tratara de un cachorro propio. Aunque sea un episodio tan extraño, porque no se espera que un perro actúe de esta forma con una especie tan diferente, para Shadow fue muy natural.

Robin Krumm / Rumble

Según reseñó el usuario Robin Krumm en la plataforma de videos Rumble, la canina comenzó a cuidar de la cabra desde el momento en que nació. La primera vez que lo vio y entró en contacto con él no pudo reprimir su instinto guardián.

Es por esa razón que ambos han sido muy unidos desde el nacimiento. La perrita se dedica a lamer y dar amor a la cabra durante todo el día, como toda buena madre haría con sus hijos. Siempre al tanto de que sus crías estén bien.

Robin Krumm / Rumble

De esta forma, Shadow demuestra que no solo es una buena compañera para su familia, al ocupar un espacio tan especial en el hogar, sino que la peluda demostró ser la madre perfecta para cualquier cachorro.

Robin Krumm / Rumble

Además, esta canina también reafirmó la buena fama que tiene esta raza de perros. Los pastores alemanes son conocidos por ser sumamente protectores y eficientes en las labores de policía, por esa razón no es de extrañarse que Shadow sea la guardiana perfecta de esta cabra, por instinto.

Robin Krumm / Rumble

Son un dúo poco antes visto pero, sin importar sus especies, saben hacer que funcione todo correctamente, como madre una madre con sus hijos.