Madre obligó a su hija de 9 años a depilarse las cejas para un competencia de belleza en televisión

Muchas personas han criticado en más de una ocasión una de las “tradiciones” más repudiadas del circuito de las competencias de belleza en Estados Unidos. Se trata de los concursos de belleza para niñas pequeñas, donde menores de diez años se someten a un nivel de estrés y presión enormes, así como a los juicios de adultos, para competir por ser considerada la niña más bella de su certamen (así como ganar una cantidad no menor de dinero para sus padres).

Estos concursos han sido muy criticados tanto por los pediatras como por quienes simplemente tienen hijos y entienden lo desgastante que estos pueden ser para la mente aun en desarrollo de una niña.

Por otro lado, hay un mercado enorme de personas que no tienen problemas en ver esto como entretenimiento. Es por esto que existía el programa Toddlers & Tiaras en el canal TLC de Estados Unidos, un infame reality show que mostraba los entretelones de cómo las niñas se preparaban y competían entre ellas por ser coronada como la reina de belleza de menos de 10 años. 

Uno de los momentos peor recordados de esto ocurrió el 2019, cuando una niña de Oklahoma llamada Chloe Stacy superó incluso los límites de lo que el público de este controvertido programa ya estaba acostumbrado a soportar. Esto ocurrió cuando su madre consideró que debía incrementar el atractivo de su pequeña hija, modificando de manera algo drástica su apariencia.

La decisión de llevar a la chica a la peluquería para que le depilen las cejas fue tomada sin problemas por su madre: 

“Ella tiene ojos cafés y pelo rubio oscuro, pero lo que esto no contrasta realmente como un cabello rojo o un rubio con ojos azules. Fue por esto que sí para ganar, Chloe tienen que soportar un poco de dolor, ella lo haría sin problemas”

–Madre de Chloe Stacy en Toddlers & Tiaras

Las imágenes de la niña sufriendo mientras le aplicaban el proceso llegaron a todas partes, consiguiendo una gran cantidad de reprobación no solo hacia esa madre, sino que también hacia el programa por simplemente mostrar algo así. Usuarios de redes sociales siguen encontrando este segmento del programa en Internet, desatando su furia hacia la irresponsabilidad de la madre. 

Un ejemplo de que la salud mental de una niña debe ir mucho antes que cualquier competencia, así como también los designios de un programa de televisión. Esa madre debería habérselo pensados dos veces.