fbpx

Los pasteles de esta mujer son una terrorífica obra de arte. El morbo es su ingrediente principal

A continuación les contaremos la historia de Annabel de Vetten, una pastelera inglesa que se ha destacado por la dedicación que pone en sus pasteles, de distintos tamaños y formas. Pero la filosofía de la chef no va precisamente por el lado tradicional de la pastelería, sino que decidió darle una vuelta y hacer de sus trabajos unas terroríficas obras de arte gore.

Sharon Cooper

Sus obras podrían considerarse como algo poco sutil en cuanto a visuales: pasteles con gusanos dulces y órganos humanos azucarados, esqueletos de bizcocho con una sangrienta salsa de fresas, cabezas acarameladas de venado enterradas en tierra de cacao, entre otras excentricidades. No sabemos si Annabel se inspiró en Los Locos Addams o en Guillermo del Toro, pero lo que sí sabemos es que, gracias a sus obras, la pastelera se ganó el apodo de «Annabel Lecter». Por algo será, ¿no?

Annabel de Vetten

«Algunas personas se estremecen cuando ven mis delicias malévolas, pero una vez que prueban un intestino de limón o un ojo de chocolate blanco, siempre quieren más (…) me considero una de las mujeres más suertudas del mundo. Soy la persona a la que llaman cuando la gente quiere algo fuera de lo convencional y fantásticamente extraño. ¡Paso todos mis días pensando en sangre!».

Annabel de Vetten a Atlas Obscura

Lo llamativo es que Annabel se encontró con la pastelería con accidente. Ella comenzó su carrera artística en la universidad, donde tomó clases de escultura. Después de graduarse, trabajó a tiempo completo como pintora y, ocasionalmente, como asistente en efectos para filmes de terror. Pero su incursión en la cocina se dio para su boda, que la unió con Thom Peterson, mago de profesión.

Annabel de Vetten

En esa instancia, Annabel decidió hacer su propio pastel de bodas para ahorrar dinero, y el resultado fue increíble: el pastel tenía una temática de magos, y contó con una mujer levitando por sobre éste. Los invitados quedaron realmente impresionados, y comenzaron a preguntar para ordenar algunos. De Vetten aprovechó el envión y abrió una página de Facebook, en la cual ofrecía sus servicios de pastelera a amigos y familia. Una vez que se fue viralizando su brillante trabajo, todo fue causa y efecto: ahora, la pastelería es su sustento de vida.

Su arte culinario le ha traído mucho éxito y renombre. Tanto, que está en proceso de mover su pastelería privada The Conjurer’s Kitchen («La Cocina del Conjurador») desde Birmingham (Reino Unido) a Los Ángeles (EE.UU), con tal de estar más cerca de la industria del cine y la televisión. En dicha ciudad, Annabel pretende abrir un punto de venta oficial.

Annabel de Vetten

«La gente me pregunta todo el tiempo, ‘¿Por qué eliges hacer cosas tan oscuras y extrañas?’. Y la respuesta es bastante sencilla: sería extraño para mí no hacerlo (…) la muerte es parte de la vida, es un tópico artístico natural, pero yo prefiero tomármela a la ligera. Disfruto lo oscuro y lo morboso, pero acompañado de una pizca de despreocupación».

Annabel de Vetten a Atlas Obscura

Annabel de Vetten

Ya estoy viendo cómo será esa pastelería en Los Ángeles, y me imagino que varios se desmayarán del espanto. Pero si hay algo seguro, es que los pasteles estarán asquerosamente deliciosos.