fbpx

Las tacitas de malvavisco son el ingrediente que nos faltaba. La Navidad ahora sí estará completa

Todos estamos al tanto de lo que conlleva la navidad: regalos, comida, vida en familia y una que otra foto tomada fuera de foco. Es un momento que todos esperamos a lo largo del año, un espacio para reunir a la familia y celebrar las razones que nos llevaron a apreciar a las personas con las que vivimos. Es cierto que el aspecto material también juega un parte importante, pero no hay razón para que estas dos no se puedan mezclar. Que esto ocurra depende en gran medida de nosotros y nuestra voluntad para darle una identidad particular a la navidad que celebramos junto a nuestros seres queridos. 

Unsplash

Las recetas de Kitchen Fun With My Three Sons siempre han sido un gran ejemplo de creatividad casera, que luego se traduce en exquisitas recetas de las que todos pueden tomar parte. Aunque debemos admitir, que a ratos requieren de poner a prueba todas y cada una de nuestros capacidades culinarias. Hay que cortar, hay que picar y hay que hornear. Pero no en este caso. Si tienes una bolsa de malvaviscos ya tienes casi todo listo.

Kitchen Fun With My Three Sons

La receta es tan simple, que apenas resulta necesario colocar detalles. Basta con mirarla para hacerse una idea bastante acabada de qué es lo que hay que hacer. Basta con tomar los malvaviscos, ponerles ese pequeño bastón de dulce en la parte de atrás, adornarla con el resto de los detalles (incluyendo esos adorables malvaviscos más pequeños en la cima junto con color café que imitará al chocolate caliente) y ya estarás a solo un paso de distancia de saborear esta delicia, y ese paso es superar las órdenes de tu madre de que no vayas a tocar los malvaviscos de adorno. 

Kitchen Fun With My Three Sons

No debemos olvidar cuando llegue el momento de pararse frente a la Navidad, que el planeta está pasando por una fase de cambios muy importantes, en su mayoría empujados por las condiciones intolerables a las que nosotros mismos lo llevamos. Todos debemos poner de nuestra parte para ayudar al planeta a sanar y adaptarse a estas nuevas características. Por eso es que si puedes prescindir de los empaques de plástico, lo mejor es elegir papel de regalo que sea literalmente papel. Una vez rasgados los envoltorios, lo mejor es reunir el papel y llevarlo a una zona de reciclaje. 

Unsplash

De esta manera, estarás incluyendo al planeta en tu lista de agradecimientos.