fbpx

Las medias peludas no dejarán que ningún pervertido se acerque. Pies lindos pero piernas de hombre

Aunque cientos de campañas intentan acabar con este tipo de actitudes, todavía  hay miles de mujeres alrededor del mundo que son víctimas del acoso por parte de inescrupulosas personas. Por eso cada día inventan nuevos métodos para defenderse o alejar esas terribles personas.

Lo cierto es que los atacantes se influencian por la vista, debido a su cobardía suelen buscar faldas cortas o escotes que les faciliten la realización de sus delitos. 

Cultura Colectiva

Por eso la microblog Sina Weibo propuso el uso de medias totalmente peludas, realmente hacen que tus piernas se parezcan a las de tu papá. Aseguran que son ideales para todas las mujeres que salen a la calle solas.

Las medias se ajustan a tus piernas y cientos de cabellos estarán pegados en la parte externa, sus creadores aseguran que no se nota que es sintético y quienes lo usan lo sienten como si fuese real.

China Smack

Según usuarios de China Smack hay que tener cuidado con el uso de estas medias porque si bien funcionan para espantar a los hombres, realmente puede espantarlos a todos.

Pero no se debe a que hayan vellos en las piernas, mas bien es por la cantidad y grosor que existen en estas medias y que fue exagerado a propósito. Se podría decir que tanta cantidad de pelo en un día caluroso es hasta antihigiénico.

Infobae

Creo que los abusadores aprenderán la lección cuando vean que antes de querer tocar a alguien sin su autorización deberán sentir el asco de una gran cantidad de vellos. Realmente no hay nada provocativo en esas piernas, así que deberán recapacitar y visitar al psiquiatra para que los ayuda.

La meta es llegar a un mundo donde el respeto sea lo de todos los días, que el amor y el consentimiento sean primordial en todo tipo de relación humana. Quizás no deban existir más métodos preventivos, ni las mujeres tendrán que usar taser o gases pimienta en sus bolsos.

Infobae

Mientras tanto es seguro que querrás tener un par para el verano, especialmente si andas en bus o metro en horas donde el exceso de personas hace que algunos se quieren propasar.