Joven viste uniforme de la limpieza en su graduación para homenajear a su madre. Es su mayor orgullo

Cuando buscamos personas en quienes inspirarnos para alcanzar objetivos, es muy común mirar ejemplos de personas exitosas a nivel mundial, pero Roberta Mascena, una joven recién graduada de la universidad siempre tuvo claro que quien era su mayor ídola, era su madre.

Roberta Mascena

Roberta, con 25 años, toda su vida se ha inspirado en su madre, Marlene Cordeiro de Oliveira. Su historia de sacrificio la ha alentado a ser siempre mejor persona y aprender lo que es el verdadero trabajo. Marlene no tuvo los mismos privilegios que su hija, a sus 13 años se vio obligada a abandonar la escuela y dedicarse a la limpieza como empleada doméstica.

La mujer se mudaría de adulta a Sao Paulo, lugar donde conocería a Roberto Mascena de Lima, con quien tendría a su hija, Roberta. La mujer desde ese momento quiso que su pequeña tuviese la mejor vida posible, una que ella jamás pudo tener.

Roberta Mascena

Viendo sus propios sueños convertirse en realidad en Roberta la hizo muy feliz y se motivó a terminar la escuela. En este momento, la hija toma un rol sumamente importante, porque estudiarían juntas y así le ayudaría a terminar sus estudios. Esto haría que la joven se sintiera sumamente orgullosa de su madre, quien no quería limitarse a nada, pese a todo el tiempo transcurrido.

“Cuando estaba en octavo grado, ayudé a mi madre a estudiar. Estudiaba EJA en la Escola Barão do Rio Branco. No sabía mucho, pero ayudé tanto como pude. La recuerdo saliendo de los exámenes de matemáticas súper contenta porque sacó las notas más altas del salón”.

–Roberta Mascena a Globo–

Roberta tenía el sueño de estudiar Pedagogía así que sus padres hicieron todo lo posible para costearle la carrera. Marlene llevaba 10 años trabajando como conserje de limpieza y Roberto era taxista, por lo que la humilde familia hizo grandes sacrificios.

Roberta Mascena

Terminar la carrera fue un gran alivio, tanto para Roberta como para la familia, pero la graduación que tanto había esperado se haría sin presencia de los padres a causa de la pandemia. Sin embargo, la hija tendría un plan para rendirle homenaje a su madre, la figura más importante en toda su vida.

Durante la sesión de fotos, donde si podían ir los padres, Roberta se saltó el protocolo y se sacó la bata para mostrar que debajo iba vestida con el uniforme de conserje de su madre. Todos estaban sorprendidos, más aún Marlene quien al ver este gesto estalló en lágrimas, dejando una imagen que pasará a al posteridad.

Roberta Mascena

Roberta dice que llevar aquel uniforme es muy emocionante para ella, la llena de orgullo y no podía encontrar mejor momento para usarlo. Asegura que si el mundo conociese a su madre se enamoraría de ella, porque pese a tener una infancia muy dura, pareciera ser la mujer más feliz del mundo y capaz de lograr todo lo que se propone.