fbpx

Islandia cobra 3 mil euros a turistas británicos para que puedan cazar 100 frailecillos por día

Una hermosa ave marina que da color al norte de Europa está siendo cazada indiscriminadamente, el frailecillo atlántico está ahora en peligro de extinción. El asesinato indiscriminado de sus ejemplares durante los últimos años es la causa principal, también la falta de políticas para su preservación.

Los activistas han denunciado constantemente sin ser escuchados que dentro del país se cobran hasta 3 mil euros por día a británicos para adquirir el derecho de cazar 100 de estas hermosas aves a la vez.

New York Times

Dentro de Reino Unido está prohibido cualquier tipo de agresión, es penada con altas multas e inclusive la cárcel. Es por esto que recurren a Islandia, donde carecen de leyes que los protejan y se encuentran totalmente vulnerables.

National Geographic

Por culpa de este turismo de sangre, la población de frailecillos se ha reducido en 1 millón y medio según datos de el diario La Vanguardia. En el 2015 la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, catalogó esta especie como vulnerable, pero ahora su situación es más grave.

National Geographic

Para disparar a uno de estos animales hay que tener un corazón de piedrabpues son pequeños y tiernos como un pingüino, además su forma de convivir es bastante amigable con la nuestra. Tienen costumbres monógamas y se juntan en grandes colonias al momento de reproducirse.

El Ciudadano

Lamentablemente en Islandia es donde se encuentra la población más grandes de frailecillos y es el lugar más indolente con ellos. Gran parte de la población los considera como parte de su historia y cultura, sus gobernantes no han tomado medidas que las protejan.

“El frailecillo es el ave más común de Islandia. También es el que más se caza”.

-Erpur Snaer Hansen, director del Centro de Investigación de la Naturaleza de Islandia. 

Estas aves y su entorno se han visto directamente afectados por el cambio climático y la caza desmesurada no hace que estos números sean alentadores para ellos. Hacer negocio de la vida ajena es algo terrible y más cuando ves la tierna cara de estas amigables aves.

Es momento de reflexionar, aún existe la posibilidad de rescatar esta especie pero debe ser un trabajo de todos. Los cazadores deberán deponer sus armas y reconocer que esta especie es una parte maravillosa de este mundo.