Inglés logró salir de Afganistán con sus 170 animales rescatados. Tuvo que dejar allá a su personal

La semana pasada les contamos sobre los esfuerzos que estaba haciendo el exmarino inglés Paul “Pen” Farthing para llevarse a los casi 200 animales de su protectora Nowzad, ubicada en Kabul (Afganistán), de vuelta al Reino Unido.

Después de varios días de peticiones —e incluso varias polémicas con el ministro de Defensa británico—, Farthing logró que le dieran el permiso para trasladar tanto a los animales como también al personal de la protectora, pero a la hora de la verdad las cosas no fueron tan fáciles como se veían en el papel.

PA

Cuando Pen llegó al aeropuerto de la capital afgana logró subir a los 100 perros y 70 gatos al vuelo privado que él mismo había contratado para el traslado, pero lamentablemente 24 miembros de su staff fueron interceptados por el control talibán en el aeropuerto y se les negó el permiso para dejar el país.

Luego de hacer una escala en Mascate, capital de Omán, Farthing y sus animales llegaron sanos y salvos a Londres. Por su parte, el exmarino se embarcó de inmediato en otro vuelo hacia Oslo (Noruega) para encontrarse con su esposa, mientras que los animales quedaron en cuarentena en territorio británico, a la espera de poder ser trasladados a otro lugar.

“Llegamos a Heathrow [aeropuerto de Londres] con éxito parcial de la #OperaciónArca. Sentimientos encontrados y una real sensación de tristeza por los afganos hoy (…) pude ver de primera fuente la compasión que Heathrow le está mostrando a los refugiados”.

—Paul “Pen” Farthing en Twitter—

Nowzad

Y si bien el rescate de los animales fue un éxito, la verdad es que el panorama no se ve mucho más claro tanto para ellos como tampoco para Farthing. La llegada de los animales fue polémica para varias autoridades, que consideraron inapropiado que varios de los recursos destinados a la evacuación fuesen usados para trasladar animales en vez de personas.

De hecho, en Kabul todavía quedan 150 ciudadanos británicos y 1.100 afganos que colaboraron con los británicos en estas labores, cosa en lo que hizo hincapié Tom Tugendhat, exsoldado y miembro del Comité de Asuntos Extranjeros.

“La dificultad es mover gente desde y hacia el aeropuerto y acabamos de usar un montón de tropas para subir a 200 perros a un avión. Mientras, es posible que asesinen a la familia de mi intérprete. Tal como me preguntó hace unos días, ‘¿Por qué mi hijo de cinco años vale menos que un perro?’”

—Tom Tugendhat vía Daily Mail

EPA

Por otra parte, Farthing recibió la triste noticia de que sus animales deberán hacer una cuarentena muy estricta una vez que él llegue de vuelta a Gran Bretaña, de unos cuatro meses en total. Además, si es que alguno de estos animales trae una enfermedad u otro peligro de ese tipo, deberá ser sacrificado según la ley local.

“Pen” ahora mismo está viendo la posibilidad de subir a la gente de su personal a algún avión para salvarlos y así también agradecerles por la labor que han hecho con los animales, pero esta telenovela está lejos de acabarse pronto.

Nowzad

Si bien hay cautela, ¡esperamos de corazón por el mejor de los finales!