fbpx

Ignorar a tus compañeros de trabajo puede ser lo más efectivo para reducir el estrés, según estudio

Trabajar dentro de una oficina puede resultar muy estresante. La rutina nos mata, poco a poco día tras día nos desgasta y nos dificulta la tarea de sobrellevar el día a día, el cansancio y el estrés nos ponen muy irritables, lo que termina jugándonos en contra.

A nuestro al rededor tenemos todo tipo de gente, los que nos suman (nos motivan y nos contagian positivamente) y los que nos restan (cargándonos de su mala onda y problemas). Los podemos definir como los compañeros tóxicos, pero aunque no lo creas no los únicos que pueden perjudicar tu desempeño; también lo pueden hacer esos ‘grandes amigos’ que terminan haciéndote perder el tiempo con sus distracciones.

Según Business Insider el trabajador pierde mucho tiempo conversando con sus compañeros y no nota el problema a primera instancia, es cuando te sobrecargas de trabajo (por ese motivo) que el estrés llega. Según la psicóloga Ulrika Leons, conversar en exceso hace que perdamos la concentración.

De acuerdo a la especialista tardamos unos 25 minutos en recuperar el orden de las ideas y es por ello que solemos terminar después de lo planeado, hace falta optimizar mejor los tiempos y no solamente por la empresa, sino por nosotros mismos.

 

Entonces toca hacer una revisión si lo que tenemos es una sobrecarga de trabajo o una sobrecarga de distracciones, también compararnos si hay personas que están cumpliendo con las labores en el tiempo pautado a diferencia de nosotros.

Aunque sin dudas el consejo más importante, escoge bien quien te rodea, para que te aporten sin quitarte tanto tiempo y a su vez no te incomoden.