Hombre usó un disfraz para enseñar a canguro bebé a meterse en la bolsita. No creyó que funcionaría

Muchas de las costumbres y maneras de ser instintivas de los animales, pueden ser muy malinterpretadas por las personas. Los gatos solo nos maúllan a las personas (¿No lo sabías? Entre ellos se hacen otra clase de sonidos), mientras que el comportamiento de los animales bebés no es tierno de a propósito, a pesar de que nosotros podamos creer que no hay nada que sea más adorable que la manera en la que un cachorrito se recuesta junto a su madre, o algo similar. 

Eso es lo que demostró Joey, un pequeño cangurito, que se convirtió en una sensación de redes sociales.

@nicelwin99

En compañía de su humano, Nicolas Elwin, la cría del animal insigne de Australia saltó a la fama tras simplemente seguir sus instintos. Aunque para el caso en particular, sus instintos estaban un tanto confundidos. Esto debido a que la bolsita (o marsupio, para ser más exactos con el nombre de esta interesante parte del cuerpo de algunos mamíferos) en la que Joey se metió para recostarse a dormir una siesta, no era precisamente la de su madre. 

Pertenecía a un disfraz de canguro que Nicolas vestía para acompañar a su querido canguro.

@nicelwin99

El video de tiktok, que ya ha superado los 2 millones de reproducciones, muestra cómo Nicolas llegó vestido con este traje muy particular, todo con el fin de que Joey tuviera una tarde especial. El pequeño kangurito parte dudando, no entendiendo bien qué ocurre, pero la curiosidad los supera con facilidad.

@nicelwin99

Al darse cuenta que estaba en las manos de su querido dueño, se acerca a la bolsa. De a poco va oliéndola, revisando que sea lo que él cree que es.

@nicelwin99

Puede que no sea precisamente la cálida y algo viscosa bolsa de una madre canguro, pero sí es la de Nicolas, quien ha jurado protegerlo y estar a su lado en todo momento. Convencido, Joey entra, recibiendo como premio el abrazo de su dueño.

Los comentarios del video fueron desde destacarlo como la escena mas australiana que habían visto en su vida, así como preguntarse dónde estaba la madre de ese canguro y si acaso él no la estaría extrañando. Estas son preguntas que Nicolas y Joey no respondieron, pero juzgando por el vínculo que tienen, podemos apostar que ese canguro bebé está bien cuidado.