Hombre acusado de un homicidio que nunca cometió es liberado tras 15 años de prisión. Tenía perpetua

Ser condenado a la cárcel debe sentirse como una de las cosas más terribles en vida, puesto que te quitan la libertad, aquello que nos hace humanos. Pero lamentablemente es el precio a pagar cuando hemos actuado también de una manera terrible. Aún así, más doloroso debe ser el ser sentenciado a prisión siendo inocente y tener que pagar por los crímenes de otra persona.

La historia de Joseph Webster no es una muy agradable y nos deja un sabor agridulce sobre el funcionamiento del sistema judicial estadounidense, pues existen fallas, así como en cualquier sistema judicial del mundo, que pueden significar arruinarle la vida a una persona.

Joseph Webster – News Channel 5

Webster en 2006 fue sentenciado a cadena perpetua por el asesinato de Leroy Owens, en parte porque un testigo lo habría identificado como el perpetrador del delito.

El arresto de Webster se dio luego de que dos hombres en una camioneta blanca persiguieran a Leroy Owens y lo mataran brutalmente golpeándolo con un bloque de cemento. Testigos dijeron identificar a dos hombres negros y Webster fue elegido de una lista de fotos como uno de los dos sospechosos, reporta NBC.

Pese a que Webester siempre mantuvo su inocencia, ser supuestamente identificado como culpable le costó 15 años de su vida y prácticamente pudo haber sido la vida entera.

Joseph Webster junto a su madre – PA Images

No fue sino hasta 10 años después que se reabrió la causa, por una unidad diseñada a revisar casos, que Joseph Webster vería un rayo de esperanza. Resultó ser que se encontraron fallas críticas en el juicio en su contra, como por ejemplo que la policía trataba de identificar al asesino como una persona de complexión media de unas 160 libras, Webster pesaba 300 y unos visibles y notorios dientes de oro que ningún testigo describió.

Además, jamás se encontraron sus huellas dactilares en el arma homicida, por lo que cada vez la sentencia tenía menos sentido. De esta manera su caso fue puesto en revisión y para el 10 de noviembre de este año, Joseph Webster quien hoy tiene 41 años, salió en libertad.

Joseph Webster junto a su familia – PA Images

Al de salir de prisión, Daniel Horwitz, el abogado defensor, cuenta que Webster se dirigió a casa de su madre para comer su primera comida casera en casi dos décadas.

Igualmente, aprovechó de ver estar con su hijo Joquan, a quien nunca había visto sino detrás de las rejas. Ya era sin duda un momento de pura satisfacción y alegría.

Según los datos entregados por la defensa, el caso concluyó con que uno de los parientes de Webster, Kenny Neal, habría sido identificado como el verdadero autor del hecho, al haber evidencia de él jactándose de ser quien cometió el delito. Cuando uno de los testigos revisó la fotografía de Neal, lo identificó inmediatamente.