Gato atrapado en contenedor por 2 meses sobrevivió comiendo arañas y bebiendo gotas de condensación

Cuando Monty desapareció por primera vez en julio, sus dueños Beverley y Paul Chapman, de Cornwall, Reino Unido, no le dieron mucha importancia. El felino regularmente deambulaba libremente y visitaba siete u ocho segundas residencias.

Pero cuando una de estas segundas residencias dijo que tampoco lo habían visto por un tiempo, Beverley y Paul se preocuparon y pegaron carteles y compartieron llamados de ayuda en Facebook; y cuando nadie respondió, empezaron a temer lo peor.

Cornwall Live

En declaraciones a Cornwall Live, la maestra Beverley dijo: “Monty es un poco vagabundo, es muy independiente. Tiene siete u ocho segundas residencias, pasa mucho tiempo en Wynnstay Country Store en Helston, le encanta estar allí”.

“No hay nada inusual en no verlo durante una semana más o menos, pero empezamos a pensar: ‘Hace unos días que se ha ido’”.

“Mi hijo recibió un mensaje de una de las chicas que trabaja en Wynnstay preguntándole si estaba bien porque no lo habían visto en unos días. Pensamos que eso era un poco preocupante, así que salimos a llamarlo. Este era el principios de julio”.

Cornwall Live

“Estábamos medio esperando una llamada telefónica de alguien que dijera: ‘Tenemos a tu Monty’, pero no escuchamos nada. Después de un mes a cinco semanas, esperábamos lo mejor pero esperábamos lo peor”.

Pero hace dos semanas, el primer día de regreso de Beverley al trabajo, su teléfono sonó.

“Era un mensaje de mi amigo que me había etiquetado en una foto en Facebook que Blackfords Removal había colocado. Al parecer, alguien había estado fuera de su unidad de almacenamiento y escuchó a un gato llorar”, dijo.

Pixabay

“Habíamos perdido la esperanza de volver a verlo. No podía creerlo. Le envié un mensaje de texto a mi esposo, mi hija y mi hijo para decirles que Monty estaba vivo. Mi esposo Paul llegó temprano a casa del trabajo para verlo”.

El contenedor en el que Monty pasó su verano se encuentra a unos 200 metros de la casa familiar, y cómo terminó atrapado allí es un misterio. Cómo se las arregló para sobrevivir tanto tiempo es aún más desconcertante.

“Calculamos que perdió aproximadamente dos tercios de su peso corporal. Creemos que debe haber habido condensación dentro de la unidad que lamió y tal vez se comió arañas. No podemos pensar de qué otra manera habría sobrevivido”, adivinó Beverly.

“No sé cómo no lo han matado. Tiene 99 vidas, ese gato”, agregó.

Este determinado e inquieto gatito hizo lo que tenía que hacer para sobrevivir y afortunadamente podrá volver a su hogar, donde se seguro tendrá un menú más apetitoso y menos escalofriante.