Gatito se hizo amigo de un felino callejero y lo llevó a vivir a su casa. Se hicieron compañeros

A través de la red social Instagram, Klarieke, la madre humana del protagonista de esta historia, dio a conocer cómo su gato llevó a un nuevo amigo hasta su hogar. Viven todos juntos como familia, en una granja en los Países Bajos, junto a tres otros gatitos: Jack, Louis y Stravos.

Este último fue quien conoció a un felino callejero y se hicieron amigos. Se llevaron tan bien, que incluso lo llevó a vivir a la casa. Desde entonces se han vuelto inseparables, a pesar de ser físicamente diferentes. Cuando hay cariño, amistad y amor, el resto no importa.

Klarieke @la_riek

Los tres peludos hijos fueron adoptados en Grecia.

Fue rescatado por una niña holandesa que se queda en Zakynthos todos los veranos. Estaba buscando un hogar (para el gato) en Holanda, así que decidimos adoptarlo”.

dijo Klarieke a Love Meow.

Klarieke @la_riek

Cuando lo recibieron en su casa, la pareja decidió que sería el último felino al que le darían refugio, porque ya era el tercero.

Volviendo al presente, uno de los veraniegos días en los Países Bajos apareció un gatito pequeño en el jardín. Era flaco, tímido y nuevo en el barrio. Pasaron los días y notaron que Stravos estaba siempre junto al nuevo gato, dedujeron entonces que él lo había llevado. 

Klarieke @la_riek

Jugaban juntos, se distraían y terminaron siendo grandes amigos. Dicen que quizás lo adoptó como un hijo.

Klarieke @la_riek

El nuevo gatito era muy tímido con los demás, pero con su hermano-padre Stravos se expresaba sin temores. 

“Un día, estaba alimentando a nuestros tres gatos en la cocina, y Stavros estaba parado junto a la mesa en lugar de comer”.

“Le di al gatito su propio plato de comida en el cobertizo, pero huyó cuando me vio. Al parecer, tenía tanta hambre que se arriesgó a entrar a comer”.

Comentó Klarieke a Love Meow.

Klarieke @la_riek

Ahora este nuevo visitante ya tiene su propio plato de comida. Como nadie vino a reclamarlo, decidieron adoptarlo y bautizarlo como Charlie.

“Podemos decir oficialmente que Charlie se ha mudado con nosotros y tenemos un cuarto gato. Viene a la cocina cuando es la hora de la cena y nos permite acariciarlo e incluso abrazarlo”.

Comentó la madre humana de Charlie.

 

Klarieke @la_riek

Sigue siendo un pequeño tímido, pero con el tiempo ha ido ganando confianza y ya es uno más de la familia.

Está absolutamente enamorado de su nuevo clan, de sus hermanos y sus humanos. Adora la vida VIP de un gato hogareño.