Gatita sin ojos encontró su nuevo hogar luego de meses esperando: “No es imperfecta, es diferente”

Los animales abandonados o que nacen en las calles deben afrontar difíciles situaciones para sobrevivir, aún más aquellos que tienen problemas de salud. En esa situación se encontraba Eliza, una gatita rescatada que por ser ciega no era adoptada, hasta ahora.

La minina estaba en manos de la Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (SPCA) Niagara, ubicada en esta localidad del estado de Nueva York, Estados Unidos. En redes sociales comunicaron la buena noticia con entusiasmo.

SPCA Niagara

“¡Eliza ha sido adoptada y su nueva familia la recogerá el lunes! La pequeña Eliza no es más que puro amor y no entiende por qué hay gente ahí fuera diciendo que ella es menos porque no tiene ojos”, publicó el refugio en su cuenta en la red social Facebook.

“Ella llegó el 16 de mayo, a poco más de 3 semanas de edad, con ojos prolapsados. Ha estado con dos veterinarios diferentes y se ha acordado que no tiene vista, lo mejor que hay que hacer sería quitar lo que queda de sus ojos en el momento de su esterilización”, añadió el refugio, explicando los procesos por los que ha atravesado la felina.

Sin embargo, aunque pasaron más de 3 meses para que diera con un nuevo hogar, por fin llegó la familia ideal para darle la bienvenida en su casa. “Solo porque un animal sea diferente, no significa que sean menos merecedores de amor. Si buscas un tipo especial de amor de un tipo especial de chica, entra y ve a Eliza“, enfatizó la organización.

Spectrum News 1

Mientras, los nuevos padres de Eliza no pueden estar más contentos. Además, no se trata de cualquier tipo de personas sino de una familia que se ha dedicado a abrirle las puertas a animales vulnerables, como esta gatita.

Spectrum News 1

“Ella es como si se sintiera como mi bebé, como si se suponía que yo la estuviera abrazando. Ella no es imperfecta, solo es diferente de los otros gatos“, dijo Lisa Bojanowski, en conversación con Spectrum News 1.

La familia Bojinowski tiene casi 30 años acogiendo animales con necesidades especiales y eso lo saben los antiguos cuidadores de Eliza, quienes agradecen a la pareja por su noble labor.