fbpx

Filtros de cigarrillos reducen la capacidad de crecimiento de las plantas. Su daño es irreversible

Uno pensaría que sólo el plástico contamina el medio ambiente debido a la gran campaña que hay contra este material. Y es cierto que contamina mucho, pero también hay otros hábitos del ser humano que destruyen el planeta y a sí mismos. Uno de esos es el cigarro. Todos sabemos y somos conscientes de que fumar es dañino para el cuerpo y que puede potencialmente dar cáncer, pero quizás olvidamos que también le hace daño al ecosistema.

Los restos de cigarrillos, especialmente los filtros, dejan rastros en la arena de las playas. Estos se acumulan durante años debido a que su degradación tarda más de una década y en ese tiempo contaminan todo a su alrededor.

Según un estudio publicado por la revista científica de la Universidad de Anglia Ruskin en el Reino Unido, Ecotoxicology and Enviromental Safety, los restos de los cigarillos dañan a los vegetales comunes como la ballica o el césped común. Los restos dificultan su crecimiento y germinación pues la tierra queda contaminada.

iStock

En general, el peso de las raíces se reduce en un 57% si han estado en contacto con restos de filtros de cigarrillo.

Resulta que el filtro está hecho de fibra de acetato de celulosa, un tipo de bioplástico que esté o no usado, tendrá un impacto irreversible en el planeta. Eso quiere decir que independiente de las toxinas liberadas por el cigarro ya apagado, es el plástico el que provoca daños.

Facebook Karen Catbird

Según el mismo estudio alrededor de 4.5 mil millones de colillas de cigarrillo se convierten en basura cada año, convirtiéndolas en la «forma más generalizada de contaminación plástica en el planeta».

«A pesar de ser una vista común que ensucia las calles y parques de todo el mundo, nuestro estudio es el primero en mostrar el impacto de las colillas de cigarrillos en las plantas. Tuvo un efecto perjudicial sobre el éxito de la germinación y la longitud del brote tanto del césped como del trébol, y redujo el peso de la raíz del trébol a más de la mitad», dijo la autora principal del estudio, Dannielle Green.

iStock

«Muchos fumadores piensan que las colillas de cigarrillos se biodegradan rápidamente y, por lo tanto, en realidad no las consideran basura. En realidad, el filtro está hecho de un tipo de bioplástico que puede tardar años, si no décadas, en descomponerse, ha indicado la coautora del estudio en una nota difundida por su universidad».