fbpx

Estos fideos nadan en corriente de agua fría y deben cazarse con palillos. El que pestañea, no come

La gastronomía japonesa no sólo destaca por sus complejos sabores, múltiples preparaciones e infinitos ingredientes, sino que también porque a veces los platos se presentan de maneras muy poco tradicionales y entretenidas a la vez. El plato del cual les hablaremos a continuación cumple con esas dos características a cabalidad.

Se trata de los Nagashi-somen, unos fideos hechos a base de harina de trigo que generalmente se consumen fríos. Pero la gracia es que estos fideos se sirven de una manera muy especial, sobre todo en las festividades y actividades de verano en Japón: se lanzan por una caña de bambú y hay que interceptarlos rápidamente con los palillos para comerlos.

TripAdvisor

Esta pasta es muy alargada y fina, cuyo grosor no sobrepasa el milímetro. Generalmente se comen fríos, es por eso que se dejan caer sobre esta caña de bambú donde corre agua fría constantemente, así como si fuese un río donde en vez de pescar peces, se pescan deliciosos noodles. Una vez capturados, los fideos se ponen de inmediato en un caldo llamado tsuyu, hecho de caldo de sopa dashi y salsa de soya, generalmente agregando pepino y champiñones a modo de topping.

La tradición del somen se remonta a siglos atrás en Japón, pero el acto de hacerlos correr por agua es más bien reciente. En 1959, el restaurante House of Chiho (ubicado en la ciudad de Takachiho) quería combinar los sabores del somen recién hervido y las aguas puras de vertiente que corren por el lugar, así que dio con el formato de la caña de bambú y la corriente de agua: cuando los cocineros gritaban «Ikuyo!» («¡Ya vienen!»), aparecían los fideos nadando en el agua y los clientes debían recogerlos con los palillos.

Eikyo Magazine

Si bien el bambú es la manera más tradicional para hacer correr los nagashi-somen, también hay alternativas para quienes no quieren tener una pista de bambú en casa. Muchos cocineros amateur (y otros no tanto) tienen unas máquinas que hacen que los fideos giren alrededor de recipientes circulares, o también compran pequeños toboganes de agua que parecen juguetes.

IG: @S2Z_M

Aquí, lo más importante es que estés atento…porque el que pestañea, ¡se queda sin comer!