Este bizcocho de rosé es el tentempié más exclusivo de todos. Un pecado capital en forma de postre

Si bien la champaña ha sido siempre un estandarte de los cócteles en los últimos siglos de nuestra historia, ahora se han masificado muchas más variedades para cumplir con las exigencias de los paladares refinados.

En este caso, les traeremos una receta increíblemente sencilla —cortesía del blog Kirbie’s Cravings—que lleva uno de los espumantes más queridos de la actualidad: el rosé.

Su color rosa pálido, sabor algo ácido y aroma frutal son un gran componente para un bizcocho. Y en vez de gastarte la botella completa en una preparación gigante, puedes hacer porciones individuales usando simplemente un tazón o una copa de champaña y el siempre bien ponderado microondas, en un proceso que no durará más de 10 minutos.

Este sencillísimo bizcocho de rosé es adornado con un frosting que incluye champaña, azúcar y algo de crema, para balancear todos los sabores. El resultado es algo que perfectamente podría ir en el menú de un refinado evento: atractivo y muy sabroso. ¡Comencemos!

Kirbie’s Cravings

Ingredientes

Para el jarabe de espumante rosé

– 4 cucharadas de espumante rosé (o brut rosé)

– 1 cucharada de azúcar blanco

Para el bizcocho

– 4 cucharadas de harina multipropósito

– 1/4 de cucharadita de polvos de hornear

– 1 cucharada de azúcar blanco

– 2 cucharadas de leche descremada (o semidescremada)

– 2 cucharadas de jarabe de espumante rosé

– 1/2 cucharada de aceite vegetal

– 1-2 gotas de colorante alimenticio color rosa

Para el frosting (2 porciones)

– 115 gramos de crema o nata para batir (aprox 1/2 taza)

– 1 cucharada de espumante rosé

– 2 cucharaditas de azúcar blanco

– 1-2 gotas de colorante alimenticio color rosa

Kirbie’s Cravings

Preparación

1. En una sartén pequeña, añadir todos los ingredientes del jarabe y revolver para incorporar. Prender la cocina y calentar los ingredientes a fuego medio hasta que hierva. Cocinar hasta que el jarabe está reducido a la mitad, removiendo ocasionalmente hasta que el azúcar se disuelva por completo en la champaña. Después de unos 3 minutos, debería quedar un total de 2 cucharadas de jarabe,

2. Para el bizcocho, combinar todos los ingredientes en un tazón apto para microondas y mezclar hasta que esté suave. También se puede servir la mezcla directamente en el vaso de champaña, hasta la mitad ya que después sube.

3. Meter al microondas y cocinar a potencia máxima por 1 minuto o hasta que la superficie del bizcocho se vea cocinada. Dejar enfriar antes de poner el frosting.

4. Para el frosting, combinar todos los ingredientes necesarios en un bol y batir a velocidad alta hasta que se formen picos firmes en la mezcla. Cuando el bizcocho esté casi frío, verter el frosting en la parte superior.

¡Así de simple!