Esta singular familia turca ha hecho toda su vida “en cuatro patas”. Apenas pueden estar erguidos

El planeta Tierra da para todo, la verdad. Y en una noticia que seguramente no esperaban leer hoy —ni nosotros escribirla, la verdad—, hoy les contaremos la historia de una particular familia oriunda de la provincia de Hatay (Turquía), a la que conocían en su época como “los primates modernos”.

Estos cinco hermanos y hermanas, que comparten una diferencia de 16 años del mayor al menor, han maravillado a los científicos desde que fueron descubiertos en 2005.

Reuters

¿La razón? Se mueven en “cuatro patas” para trasladarse a todos lados, usando sus pies y las palmas de sus manos. De hecho, apenas pueden mantenerse con la espalda erguida, teniendo que hacerlo con las rodillas y cabeza flectadas.

Cuando recién comenzaron a estudiar la extraña condición de los hermanos Ulas, los investigadores señalaron que su movimiento cuadrúpedo era similar al de los primates, poniendo sobre la mesa un posible caso de “involución humana”.

Reuters

Sin embargo, dicha teoría fue descartada en 2014, luego de que un reporte hecho por investigadores de EE.UU señalara que su raro caminar se debe a un desorden hereditario que causa hipoplasia cerebelar, la que a su vez que afecta a su sentido del equilibrio y balance. Por lo mismo, remediaron este problema adaptando su manera de trasladarse.

“Hemos demostrado que este cuadrupedismo se asemeja al de aquellos humanos en buen estado de salud a quienes le pedimos que caminaran de esa forma, en un experimento. Ellos no prefirieron moverse según la secuencia diagonal tan característica de los primates no humanos”

—Liza Shapiro, investigadora de la Universidad de Texas, a The Washington Post

BBC

La historia de los hermanos Ulas salió por primera vez al mundo en un documental emitido por la BBC en 2006. Resulta que estos cinco hermanos tienen a su vez 14 hermanos y hermanas más, que no está afectados por la condición; mientras dos de las mujeres y un hombre sólo han caminado con pies y manos, otros hijo e hija a veces se las arreglan para pararse.

“No creo que hayan sido destinados a ser cuadrúpedos por sus genes, sino más bien por su configuración genética única. Han abierto una extraordinaria ventana en nuestro pasado; es físicamente posible moverse así, lo que uno nunca hubiese pensado dado el esqueleto humano moderno”.

—Profesor Nicholas Humphrey, parte de la comitiva del documental de la BBC, vía Daily Mail—

Lo único que nos queda por comentar es que la capacidad de adaptación del ser humano —y de los seres vivos en general— siempre va a ser digna de una tremenda admiración y novedad.