El pueblo de Francia donde todos los residentes sufren Alzheimer. Redescubren el disfrute de la vida

El Alzheimer es una de las peores enfermedades que una persona puede padecer. Porque no solo es sumamente limitante y mortal, sino que también provoca que uno sea capaz de olvidar a los seres más queridos. Ni familiares, incluyendo pareja e hijos, se salvan de poder ser olvidados cuando se padece esta patología. Y es por eso que en la ciudad de Dax, en el suroeste Francia, quisieron centralizar sus esfuerzos en construirles una residencia única y especial, donde los residentes no solo cuentan con los cuidados necesarios, sino que también con un entorno amplio para caminar.

Reuters

Debido a que en este sector del suroeste francés, se construyó una comunidad cerrada donde sus residentes, 105 pacientes permanentes con la enfermedad de Alzheimer, pueden ir de compras y socializar como si estuvieran en el exterior.

Es un pueblo hecho para personas con esta patología, lugar que busca suavizar cualquier sensación de ruptura dolorosa con el pasado, ayudando a quienes residen ahí, a preservar cierta autonomía y rutina diaria, que les permite hacer frente al avance de la demencia.

Reuters

En este poblado uno puede conocer el caso de Madeleine Elissalde, de 82 años, quien fue una de las primeras en mudarse a este novedosa comunidad cerrada para personas con Alzheimer. Ella llegó en junio, cuando se inauguró, siendo esta aldea la primera de su tipo en Francia y un modelo importado desde los Países Bajos. En este pueblo, Madeleine adora el campo y le gusta mucho vivir en su casa compartida. “Es como estar en casa (…) Estamos bien cuidados”, declaró a Reuters.

Reuters

La familia de Madeleine asegura que tras instalarse en esta comunidad cerrada, su perdida de memoria es menos severa que la que era cuando se mudó a un hogar de ancianos en primer lugar. Agregando su nieta, Aurore, que: “Está feliz, ha redescubierto su disfrute de la vida”. Anciana, que como los demás residentes, paga 24.000 euros (28136,6 dólares estadounidenses) anuales en tasas para vivir ahí. Poblado para pacientes con Alzheimer en el que la mitad de los 6,7 millones de euros (7,8 millones de dólares) de costes de funcionamiento, son costeados a través de una subvención que proviene del estado.

Reuters

Un modelo que ha llamado la atención de los investigadores del Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia, quienes está interesados en saber si este modelo de aldea puede alterar la trayectoria clínica de la enfermedad y si el precio se condice con la calidad de la que atención entrega.

La comunidad cerrada cuenta con cafetería, biblioteca y sala de música, además de una tienda que ofrece diferentes abarrotes, como frutas y verduras frescas, o también harina y chocolate para cocinar. “No tenemos caja (…) Nuestra moneda de cambio son las sonrisas”, dijo Christine Surelle, quien trabaja como voluntaria en la tienda. Pueblo que ofrece espacios verdes y diferentes rutinas para que los pacientes no dejen de socializar.