fbpx

El efecto Nemo no existe, nadie acaba con ecosistemas al ver películas que promueven la conciencia

En ocasiones películas y series protagonizadas por animales suelen causar gran impacto en la sociedad, la ternura o fiereza de los personajes nos hace querer tener uno en casa. Pero en ocasiones no es lo correcto pues en durante la transmisión de Game of Thrones muchos buscaban lobos pero luego los abandonan.

Así fue un informe global registró el «efecto Nemo», en la que aseguraron que la película inspiró a muchos a comprar este tipo de peces lo que presuntamente causó serios daños en el ecosistema marino.

Nature

Una de las grandes precursoras que hizo eco de esta posible situación fue Ellen DeGeneres, quien durante su programa los instó a todos a no comprar este tipo de peces ni ningún otro que apareciera en el largometraje. Pero aunque el mensaje fue positivo la Universidad de Oxford publicó que el consumo de vida salvaje y las películas no están realmente relacionados.

Según publicaron en Ambio  la exposición a ese tipo de películas no incita a la compra, por el contrario los mensajes positivos generan un comportamiento de búsqueda de información y protección ambiental.

Disney Pixar

Para la obtención de estos datos, analizaron las búsquedas desde Google Trends, en la que revisaron la cantidad de personas que intentaban comprar peces y que tipos especies específicamente. Los resultados fueron claros y las personas se interesaban más en la protección de especies que en la compra.

Según los científicos es difícil saber de donde se originó el efecto Nemo, aunque según su investigación provenía de artículos de prensa de Reino Unido, USA y Australia.

Infobae

Por ahora ha quedado demostrado que no hay suficientes pruebas que sustenten lo real que es el efecto Nemo, sería como decir que las Tortugas Ninjas produjeron un alza en la demanda de su especie. Hasta el momento solo son alegatos sin fundamentos pero si de algo sirven es para crear conciencia en la población y evitar la compra de estas especies.

El estudio continua e intentan demostrar la repercusión específica de las películas en la sociedad y cómo estas afectan el medio ambiente. Por ahora lo correcto es no hacer eco de noticias que pueden ser falsas al no tener un sustento real.