fbpx

Dos gatitos abandonados recuperan la felicidad al hacerse amigos. Los rescató la misma familia

Chaos, un pequeño gatito, fue el único de su camada que sobrevivió. Chatons Orphelins Montréal, un grupo de rescate en Montreal, Canadá, lo acogió para que pudiera tener la oportunidad de una vida mejor.

Llevaron al felino al veterinario, donde le dieron antibióticos para tratar una infección en las vías respiratorias superiores. Después, lo llevaron a su nuevo hogar.

Chatons Orphelins Montréal

«Rápidamente se instaló y realmente disfrutó de su nuevo hogar, viviendo como un gato de interior. Siempre estaba ansioso por la atención y los abrazos», contó un representante de Chatons Orphelins Montréal a Love Meow.

El dulce gatito buscaba constantemente a su madre adoptiva y no quería estar solo. «Le encantan los abrazos y la atención. Si no consigue lo que quiere, gritará hasta que lo abrace».

Chaos estaba feliz, pero su nueva familia pensó que estaría mejor con un amigo a su lado. Así que buscaron otros gatitos.

Chatons Orphelins Montréal

A las semanas encontraron a otro rescatado. El pequeño, llamado Arlo, era solo piel y huesos. Necesitaba cuidados extensos, y Coco, la madre, se unió para ayudar. Lo cuidaron y recuperó su salud. Creció en tamaño y energía.

Cuando conoció a Chaos, conectaron de inmediato.

Chatons Orphelins Montréal

A pesar de ser más joven y más pequeño, Arlo era tan juguetón como su nuevo hermano. Comenzaron a hacer todo juntos y darse amor constante. 

“Juegan juntos y se acurrucan cuando duermen la siesta. Siempre están buscando más travesuras. Son un dúo hermoso», dijo su dueña a Love Meow. 

Chatons Orphelins Montréal

«Arlo es muy travieso y le gusta perseguir a Chaos por toda la casa. Lo patea para llamar su atención o para molestarlo. Arlo copia todo lo que hace su hermano mayor, y son como socios en el crimen», agregó.