fbpx

Dormir siestas de 1/2 hora reduce riesgo de problemas al corazón, según estudio. ¡Excusa perfecta!

¿Hay algo más placentero que una buena siesta? Difícil.

Dormir es uno de los máximos gustos de la vida, y personalmente estoy agradecido de estar “obligado” a hacerlo todos los días. Ahora, si bien sabemos que trae muchos beneficios para el descanso y la salud mental, también ayuda y beneficia a tu cuerpo y hace que funcione mejor.

Esta conclusión fue determinada en un estudio hecho por la Escuela de Medicina de la Universidad de Atenas, que señala que dormir la siesta reduce los riesgos de tener enfermedades al corazón.

Los investigadores basaron el estudio en distintas pruebas hechas a un total de 23.681 griegos, y ninguno de ellos presentaba ni problemas coronarios, cáncer o historial de infartos. Dentro de las conclusiones del estudio, los profesionales señalaron que todo tipo de siestas —de cualquier duración o frecuencia— estaban asociados a una reducción de 34% en el riesgo de morir por una enfermedad cardíaca.

Pixabay

A su vez, el estudio arrojó que la siesta previene más en hombres que en mujeres, dado que los varones que toman siesta ocasionalmente tenían un 64% menos de posibilidades de morir por asuntos coronarios que sus colegas que no duermen, por ejemplo. En el caso de los dormilones regulares, éstos reducen el riesgo a la mitad respecto a los individuos que optan por no dormir la siesta.

En cuanto a los tiempos ideales para dormir la siesta, los profesionales consideran que la siesta es beneficiosa cuando se hace mínimo tres veces por semana, con un promedio de 30 minutos de sueño. Y aún mejor si se hace entre las 13 y las 17 horas, ya que son las horas más somnolientas del día.

Pixabay

¿Cuáles son los otros beneficios de la siesta, además del descanso y la sanidad del corazón? Estudios de varios sectores productivos —trabajadores por turno, tripulaciones de vuelos comerciales, médicos y conductores, entre otros— comentaron que una siesta de media hora disminuye la fatiga y mejora el desempeño psicomotor, el estado de ánimo y el estado de alerta.

Ahora, hay algunas cosas que hay que dejar en claro en cuanto a la validez del estudio. Recordemos que la investigación se llevó a cabo en Grecia, que es un país con un ritmo mediterráneo, más pausado y relajado que el resto de Occidente. En cualquier otro país, tomar una siesta podría abrir un nuevo foco de estrés en una persona trabajadora.

Reader’s Digest

El carácter gozador de los griegos podría influir en que este estudio no sea demasiado representativo para nosotros, pero bueno, es un modo de vida al que podríamos apuntar eventualmente, ¿no?