fbpx

Confirman que todos los incendios de Australia están controlados. Por fin terminó la catástrofe

Los australianos estaban viviendo en un verdadero infierno.

Phillipe Francois

Temperaturas de hasta 69 grados Celsius, cielos rojos debido al humo y a la ceniza, miles de millones de cadáveres de animales, millones de hectáreas arrasada por las llamas. Los incendios forestales que hace 5 meses afligían al subcontinente eran voraces, gigantescos e incontrolables. 

Phillipe Francois

Miles de bomberos de todo el mundo luchando contra las llamas, millones de dólares en donaciones para financiar la lucha, nada era suficiente: Los incendios forestales seguían destruyendo a un país que ya no daba más ante la catástrofe medioambiental más severa de su historia. 

No había nada que pudieran hacer, sólo les quedaba esperar que la naturaleza los ayudara a terminar con el fuego, no podían hacerlo solos.

API

Los australianos necesitaban un milagro y este llegó en forma de una serie de tormentas que trajeron consigo el alivio de un país entero. Las personas salían a celebrar a las calles, los animales sobrevivientes descansaban bajo el agua, el mundo miraba aliviado: parecía que la catástrofe llegaba a su fin. 

Y luego de semanas de intensas lluvias en gran parte del subcontinente, las autoridades australianas confirmaron que las lluvias han ayudado a contener oficialmente todos los focos de incendio del país.

NSW RFS

Después de 5 meses de fuego, muerte y devastación, Australia puede decir que sobrevivió a los incendios forestales que la querían destruir.

«Después de lo que ha sido una temporada de incendios verdaderamente devastadora tanto para los bomberos como para los residentes que han sufrido tanto esta temporada, todos los incendios ahora están contenidos, lo cual es una gran noticia», dijo el Comisionado Adjunto del Servicio de Bomberos Rural, Rob Rogers al portal de noticias Sydney Morning Herald.

«No todos los incendios están apagados, todavía hay algo de actividad de incendios en el extremo sur del estado, pero todos los incendios están contenidos para que podamos centrarnos realmente en ayudar a las personas a reconstruir», agregó la autoridad.

Brook Mitchell

Además de apagar las llamas, las tormentas también rellenaron las represas de los australianos y terminaron con una de las peores sequías de sus historia. 

Si bien las lluvias han traído consigo otro tipo de problemas, como cortes de electricidad, inundaciones y anegamiento de casas y calles, nada de esto se compara con la destrucción y desolación provocada por el fuego en los 5 meses que duró la crisis. 

Ahora, tanto las personas como los animales de Australia se pueden enfocar en descansar, en aprovechar la lluvia y en reconstruir lo que queda de su país, lo que no será una tarea fácil.

NSW

El subcontinente aún tiene mucho que hacer para poder ponerse de pie. Cerca de 19 mil hogares están sin electricidad, miles de personas perdieron sus casas por el fuego y los pocos animales que sobrevivieron a las llamas necesitan ayuda para no morir de hambre debido a la destrucción de sus ecosistemas.

Symbio Wildlife Park

Pero a pesar de todo esto, Australia sonríe al disfrutar de la lluvia una vez más y poder decir que sobrevivieron a la peor catástrofe que han sufrido.