fbpx

«Bebé milagro» nace gracias a transplante de útero para su madre infértil. Nada es imposible

Los milagros sí existen. No vienen de la nada, claro está. El desarrollo científico y tecnológico ha permitido entregar felicidad a mucha gente. El transplante de órganos y la medicina en general se han visto beneficiados por estos avances y, este caso, es un claro ejemplo.

En Estados Unidos ha nacido el segundo bebé de un útero transplantado. La madre de este pequeño nació sin ese órgano, por lo que era infértil. Una donante fallecida le entregó su útero y finalmente pudo nacer este «bebé milagro».

PENN MEDICINE

Jennifer Gobrecht tiene 33 años y acaba de convertirse en madre. Padece del síndrome Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser (MRKH) o agenesia vaginal, un trastorno congénito que afecta a la vagina o al útero, sin permitir que este se desarrolle normalmente.

Junto a su pareja existían los deseos de ser padres, uno siempre quiere lo que no puede tener, pero el caso de un bebé  nacido gracias a un transplante de útero los tenía ilusionados. 

PENN MEDICINE   

A los 17 años Jennifer supo que no podría tener hijos, de ahí en más se transformó en un desafío.

Junto a su pareja participaron de un ensayo clínico para mujeres infértiles, a través del sistema de salud de Pensilvania. Desde el mismo centro de salud dijeron que Jennifer «desafió las expectativas y la imaginación».

Twitter

«Hicimos todo lo posible para poder vivir esa experiencia de convertirnos en padres de la manera en que suelen hacerlo la mayoría de las personas a nuestro alrededor».

«La verdad es que somos más que afortunados por tener a Ben. No tengo palabras para agradecer a todos mis amigos, familiares, colegas, excompañeros de clase y otras luchadoras de MRKH por compartir y felicitarnos por nuestro milagro».

Comentó Jennifer a través su cuenta en Facebook.

Cuando apareció la donante, lamentablemente fallecida, la pareja supo que algo pasaría, algo vendría y sería algo extraordinario, milagroso. 

Los doctores hicieron el transplante de forma exitosa y le hicieron una transferencia de embrión. De un momento a otro Jennifer recibió la esperada llamada, estaba embarazada.

PENN MEDICINE

De mucho cuidado y monitoreo, el embarazo no tuvo muchas complicaciones y terminó con el pequeño Benjamín en brazos de su madre una tarde de noviembre. Posteriormente el útero fue retirado del cuerpo de Jennifer para evitar futuras complicaciones.

PENN MEDICINE

Benjamín Thomas Gobrecht se convirtió en el segundo bebé nacido de un útero transplantado en Estados Unidos. Su nacimiento se produjo en la misma Universidad de Pensilvania y confirmó la teoría de que nada es imposible.

Lograron doblarle la mano al destino y hoy son padres del «bebé milagro».