fbpx

Atrapan a turistas rayando templo maya de 1.300 años. Escribieron ‘A’ y ‘P’, iniciales de sus nombres

El patrimonio de la humanidad nos pertenece a todos. Es nuestro deber cuidarlo, además de apreciarlo y disfrutarlo. Así como las pirámides, el coliseo romano y tanta obra que ha dejado el ser humano, todas deben ser respetadas y protegidas.Pero no todos lo entendemos así, todavía queda gente poco inteligente.

En el Parque Nacional Tikal, en Guatemala, sorprendieron a dos turistas rayando un templo de mil 300 años. Escribieron las iniciales de sus nombres, fueron increpados, pero para colmo, se terminaron enojando. Insólito.

Imagen referencial (Simon Dannhauer, Getty)

El templo maya Tikal ll forma parte del Parque Nacional Tikal, en Guatemala, siendo declarado como patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1979.

El vandalismo fue hecho público por un usuario de Facebook llamado Vinicio Alba Ruiz, quien viralizó las fotografías del rayado y también de los hombres.

Es una gran lastima ver que tipo de calañas entran a el Parque Nacional Tikal, estos señores si se les puede llamar así,…

Posted by Vinicio Alba Ruiz on Thursday, November 21, 2019

Vinicio es un ciudadano guatemalteco que, al parecer, se encontraba trabajando en el lugar, donde lo habría increpado y, para colmo, se molestaron cuando él los recriminó.

«…Si usted viene a visitar el sitio respete las reglas que no se las tienen que decir, si no es cuestión de sentido común, se necesita colocar más personal para cuidar nuestro patrimonio y evitar que gente en el nivel de estupidez como la de estos tipejos».

Expresó molesto Vinicio Alba en su cuenta de Facebook.

Facebook: Vinicio Alba Ruiz

Pero las cosas no quedarán así de simples, puesto que, al parecer, no les saldrá barato. Rayar de esas manera un patrimonio de la humanidad es un delito que debe ser sancionado.

Así lo han entendido las autoridades y desde la INGUAT (Asociación turística de la nación centroamericana) han emitido una queja pública, donde hacen un llamado a las autoridades correspondientes para que los turistas paguen por el vandalismo que cometieron. 

Para que no se vuelva a repetir.