Anciana de 80 dejó todo y se largó a recorrer Sudamérica en casa rodante. La carretera es su hogar

La posibilidad de dejar toda tu rutina atrás y embarcarte en el viaje de tu vida siempre está presente, pero a la vez, uno se topa con impedimentos y peros que apaciguan la idea: el dinero, la familia, los planes de trabajar, los amigos… todo.

Pero Sara Vallejos, una mujer argentina de 82 años, demostró que no hay una edad tope para abalanzarte a cumplir tus sueños. Poco antes de cumplir sus ocho décadas de vida, la bisabuela vendió su casa y su auto y se compró una motorhome para recorrer toda Latinoamérica por tierra.

Sara Vallejos / Infobae

En entrevista con Infobae, Sara comenta que hasta que cumplió 44 años, hizo todo lo que se esperaba de una mujer de su época. Pero una vez que quedó sola, supo que tenía que desarrollar sus intereses.

“Me casé joven, tuve a mis tres hijos, los eduqué, les cociné, les planché… y cuando partieron a la universidad, me encontré sola”.

Sara Vallejos a Infobae

La anciana —de cuerpo, más no de alma— comenta que en ese minuto decidió hacer una carrera universitaria para ser profesora de inglés. Luego de recibirse, consiguió un trabajo y coordinó el departamento de inglés de una escuela ubicada en su San Miguel de Tucumán natal.

Sara Vallejos / Infobae

Luego de varios años de trabajo gratificante y una jubilación tranquila, vino la próxima gran decisión: separarse de su marido tras 45 años de matrimonio ininterrumpido. Fue el minuto en que volvió a preguntarse qué iba a hacer, por lo que decidió viajar, pasear, incursionar con un restaurante en su casa, luego tuvo su propia librería rodante e incluso un negocio de almuerzos bajo en calorías con despacho a domicilio. Sin embargo, no era suficiente para ella.

“Veía a mis amigas o compañeras en casa mirando la tele o leyendo. Eso era poco para mí. Amo a mi familia, a mis hijos, nietos y bisnietos, pero necesitaba tener un nuevo norte”.

Sara Vallejos a Infobae

Así fue como se le ocurrió la idea de dar la vuelta por Latinoamérica en una motorhome, en donde ella fuese la única pasajera permanente. Vendió todo lo que le quedaba, compró una camioneta Ford E350 y partió sin rumbo fijo a dar vueltas por el continente.

Sara Vallejos / Infobae

Sara comenzó su viaje en Uruguay junto a su hermano y una pareja amiga, y de los dos o tres meses iniciales que habían planificado, pasaron a ocho: recorrieron Brasil de punta a punta, y Sara no soltó el volante en ningún momento.

Luego la aventura continuó en la ruta navegable del Amazonas, Bolivia, Perú y Uruguay. Además, conoce todas las provincias de Argentina y la capital. En dos años totales de viaje, Sara ha conducido casi 100 mil kilómetros.

Hoy está varada en su provincia natal por el COVID-19, pero sus anécdotas alcanzan para animar varias cuarentenas seguidas. Ya escribió y publicó un libro con sus historias, algunas de ellas acompañadas con códigos QR que llevan a videos inéditos de su viaje.

Sara Vallejos / Infobae

“Siempre tengo algo en mente que me mantiene viva. Cada día es único e irrepetible (…) No me siento vieja. El cuerpo no acompaña pero mi cabeza y mis ganas de vivir sí… me queda toda la vida por delante para seguir viajando”.

Sara Vallejos a Infobae

Apenas el gobierno argentino autorice los viajes por el país, Sara volverá a las carreteras que, durante los últimos dos años, han sido su hogar y su propósito de vida.