Águila en peligro de extinción encontró una gran amiga en su cuidadora. Con ella es dócil y cariñosa

La historia que les contaremos a continuación es el ejemplo vivo de que, sea como sea, siempre se puede lograr una conexión íntima y una relación simbiótica entre humano y animal.

Nos iremos a Filipinas, donde la ecologista y entrenadora Lohwana Halaq entabló una amistad bellísima con Sinag, un águila filipina que fue criada en cautiverio. Esta especie está en peligro de extinción, razón por la que nació en el ambiente controlado de The Philippine Eagle Foundation, organización que se dedica a la preservación de esta ave.

The Philippine Eagle Foundation

Sinag ahora tiene cinco años, y comenzó su íntima relación con Lohwana cuando apenas tenía un año cumplido. De acuerdo a la organización, el animal considera que la mujer es una especie de “pareja sustituta”, interactuando con ella con una soltura que rara vez se ve en otras ocasiones.

En un video compartido por la organización, se ve al águila muy relajada y tranquila junto a su cuidadora. Recordemos que éstas son aves rapaces y podrían ser muy peligrosas, pero en este caso, Sinag pasa el tiempo acompañado de su humana y se nota la placidez y la curiosidad en su cara.

De acuerdo al Depto. de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Gobierno de Filipinas, el águila filipina —o monera— es una de las más grandes y largas del mundo, pudiendo alcanzar los dos metros de envergadura con sus alas extendidas. Las cifras indican que apenas quedan 500 ejemplares de esta ave en libertad.

The Philippine Eagle Foundation

“[El águila filipina] enfrenta un peligro de extinción debido a su pérdida de hábitat. Si esta situación persiste, los ejemplares jóvenes no tendrán territorio para perpetuar su especie. La caza también ha contribuido a la disminución de la población”.

—Depto de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Gobierno de Filipinas—

De acuerdo al organismo gubernamental, es importante preservar esta especie ya que, junto a otras rapaces de la zona, permiten tener un control natural sobre otros animales —tales como serpientes y ratas— que pueden ser potencialmente peligrosos para el ser humano, ya sea como acción directa o causando daños en cultivos agrícolas.

Por lo visto en el video, Lohwana Halaq está cuidando muy bien a Sinag en el santuario. Tanto, que consiguió a un fiel amigo de por vida.