Abuelo de 71 años se graduó de una maestría en la universidad. Siguió sus sueños en vez de jubilarse

No existen reglas para aquellas personas que quieran desarrollarse personalmente a edades avanzadas de la vida. Es por eso que existe el típico dicho de que “nunca es tarde” para alcanzar los sueños y aprender nuevas cosas.

Y eso para Leroy Harley, de 71 años, ha sido el combustible para dejar de lado la jubilación y aventurarse en los libros y las aulas de clases de una universidad.

Blackenterprise

Según información de WLTX, recientemente el anciano hizo historia en Bowman, Carolina del Sur, al haberse graduado de la Universidad de Carolina del Sur en una maestría de enseñanza y educación.

Realmente estoy orgulloso de mí mismo. Tengo que estarlo“, dijo Leroy, quien cuando tenía 69 años decidió que en vez de jubilarse ocuparía ese lapso de su vida para aprender nuevas cosas y matricularse en la universidad.

Blackenterprise

Pero su pasión por la educación vino a él recién en su época adulta. Esto porque hace 29 años atrás Leroy tuvo que volver a vivir con su madre luego de algunos momentos económicos difíciles. Ahí, al pasar la mayor parte de su tiempo con ella, descubrió que tenía que buscar nuevos horizontes.

Fue así que comenzó a trabajar en una escuela local y luego fue contratado como ayudante de maestro, para posteriormente inscribirse en la universidad para profundizar sus conocimientos.

Leroy Harley

Todo lo que era nuevo e interesante, me interesaba demasiado (…) Pensé, ‘¿Por qué voy a volver a la escuela a esta edad? Debería estar navegando hacia la jubilación. Pero seguí adelante y lo hice de todos modos“, explicó Leroy.

Una de las personas que estuvo siempre a su lado, además de su madre, fue su hermana Patsy Rhett, quien explicó que a su hermano le costó seguir su corazón. “Estoy eufórica (…) La educación siempre ha sido una parte importante de su vida”, dijo.

Leroy Harley

Junto con eso, su familia explicó que siempre fue capaz de estudiar y aportar con su trabajo en casa, a pesar de su avanzada edad. Ahora Leroy podrá disfrutar los años que le quedan por delante trabajando en lo que siempre soñó.