fbpx

Abuelita gastó sus ahorros para darle una fiesta de quinceañera a su nieta. Celebró como princesa

Ellas nos aman como si fuésemos sus propios hijas. Nos crían desde pequeñas y nos comparten toda su sabiduría para enfrentar los problemas cotidianos de la vida. Sus muchos años de experiencia las avalan. Hacen todo lo que está a su alcance para hacernos felices, incluso si esto significa realizar ciertos sacrificios. Esta historia te enternecerá el corazón.

Una abuelita de 70 años gastó todos sus ahorros para darle una fiesta de quinceañera inolvidable a su nieta. A pesar de que viven en la pobreza, la anciana usó hasta el último peso para que la celebración fuese como la de una princesa, y lo consiguió. Dejó a la joven sin palabras.

Facebook Difusión Huejutla

Lidubina Durán estuvo juntando todo el dinero que pudo durante los últimos dos años para el cumpleaños Nº15 de Dariluz. Esta conmemoración es muy importante, ya que significa que la muchacha dio un gran paso. Dejó de ser una niña. Ahora es toda una mujer.

Facebook Difusión Huejutla

La anciana le compró un hermoso vestido dorado que le combinaba a la perfección con la elegante corona que usó. Decoró su humilde patio de tierra con globos de este color, donde resaltaron los números de la festejada.

Facebook Difusión Huejutla

Al ver la preparación que realizó su abuela con esfuerzo y dedicación, Dariluz no pudo evitar emocionarse hasta las lágrimas. Recordará sus 15 años para el resto de su vida.

Facebook Difusión Huejutla

Según informa La Opinión, Durán consiguió gran parte del dinero cuando compró un novillo. Lo crío durante 24 meses y lo vendió a mayor precio para comprar todo lo necesario para la fiesta.

El hecho ocurrió en Cúcuta, Colombia y fue divulgado por el sitio de Facebook Difusión Huejutla. Las imágenes se han llenado de felicitaciones a Lidubina. Le dio alegría a su nieta a pesar de las precarias condiciones en las que viven. «Es la mejor abuela del mundo», «eso es amor verdadero», «Dios bendiga a esta anciana», fueron algunos.

Lidubina es un claro ejemplo de que el amor que siente una abuela por su retoña es uno de los más fuertes y puros que existen. Todo el sacrificio que realizó durante los últimos años se vio recompensado en la sonrisa de Dariluz. Felicitaciones a ambas.